Cambiar ventanas sin obras para mejorar la eficiencia energética

Aunque mucha gente no lo sabe, cambiar ventanas sin obras es posible, y de hecho es una forma excelente de mejorar la eficiencia energética en una vivienda o edificio que tenga unas ventanas anticuadas o poco eficientes.
Home > Blog > Cambiar ventanas sin obras para mejorar la eficiencia energética

A continuación, te vamos a explicar cuáles son las principales ventajas de llevar a cabo este cambio y otros detalles importantes, como el tiempo que suele llevar este tipo de obras.

Ventajas de cambiar ventanas sin obras para ahorrar en casa

El cambio de ventanas sin obras es una de las formas más sencillas que tienes para ahorrar en casa sin tener que realizar grandes cambios de reforma o construcción.

A través de unas ventanas poco eficientes se suele perder mucha energía, y esto repercute negativamente en tu factura de la luz o del gas. Aunque al principio pueda suponer una inversión mayor de lo que te cuesta ese añadido en tu factura, a la larga siempre va a ser una buena idea, porque con el tiempo lograrás amortizar la inversión y comenzarás a ahorrar en tu factura.

Las ventajas de poner ventanas sin obra en tu casa se pueden resumir en las siguientes:

  • La primera ventaja, y la más obvia, es que lograrás ahorrar en tu factura de la luz a largo plazo, así que la inversión inicial supondrá un ahorro final importante.
  • Esta mejora de la eficiencia energética también trae consigo otros beneficios importantes, como un consumo más responsable y sostenible con el medio ambiente, reduciendo la emisión de gases de efecto invernadero.
  • La retención del calor y del frío dentro de tu hogar gracias al uso de nuevas ventanas también mejorará tu confort, ya que será más sencillo aclimatar una estancia.
  • Con el cambio de ventanas tu casa ganará en valor, lo cual resulta muy útil en el caso de querer alquilarla o venderla el día de mañana.
  • Finalmente, la ventaja de cambiar ventajas sin obra es que cuesta menos dinero, trabajo y tiempo que realizar una reforma o una obra para cambiar tus ventanas, ahorrando así más dinero.

¿Cuánto tarda un cambio de ventanas sin obras?

Para poder sustituir ventanas sin obra hace falta muy poco tiempo, ya que no es necesario picar la pared ni construir un marco nuevo. Se utiliza el marco ya existente para instalar las nuevas ventanas que hayas escogido, ajustando el tamaño necesario.

De este modo, el cambio no suele tardar más de 2 o 3 horas, y el tiempo total dependerá del número de ventanas que tengas en casa, aunque en cualquier caso será en un periodo muy corto de tiempo.

Eligenio: Elegir bien, es genial

¿Quieres ahorrar en tu factura de luz y gas? Elegir bien ya tiene nombre: Eligenio
¡Te llamamos!

¿Se puede cambiar ventanas de madera por aluminio sin obras?

Sí, se puede cambiar ventanas de madera por aluminio sin obras, y de hecho es una idea excelente para ahorrar, ya que las ventanas tradicionales de madera son muy poco eficientes a la hora de retener el calor y el frío dentro de la vivienda.

El marco original de madera se deja en su lugar, y se suele recubrir con un marco nuevo de aluminio, que ofrece la protección necesaria contra los cambios de temperatura. Sobre este nuevo marco se coloca, ahora sí, la ventana de aluminio, que ofrece una mayor protección contra el traspaso de la temperatura y ofrece una eficiencia energética mucho mayor a tu hogar.

Errores más frecuentes al cambiar ventanas

Además de saber cómo cambiar ventanas sin obras, para lo cual hay que contar con la ayuda de un grupo de profesionales que sean expertos en la materia, también es necesario realizar elecciones inteligentes durante el proceso, ya que solo así podrás aprovechar al máximo el dinero invertido. Estos son los errores más frecuentes que se suelen cometer al cambiar ventanas sin obras:

  • Escoger unas ventanas poco eficientes: un cambio de este estilo tiene que ser siempre para mejor. Optar siempre por la estética, sin comprobar la eficiencia energética, puede suponer un gasto innecesario. Lo mejor es siempre buscar las ventanas más eficientes que te permitan ahorrar, dentro de tus posibilidades, teniendo en cuenta aspectos como el tamaño disponible, la estética elegida y la inversión que se desea realizar.
  • Elegir un marco poco adecuado: el marco de la ventana es igual de importante que la propia ventana, ya que parte del calor se escapa por esta parte. A la hora de instalar una nueva ventana es importante también seleccionar un marco con un buen aislamiento térmico y acústico.
  • No hacer caso al tipo de vidrio: aunque se cambie el marco y la estructura de la ventana, la parte más expuesta al exterior es el vidrio. Escoger ventanas con cámara de aire o con triple vidrio puede ser una opción excelente para maximizar la eficiencia energética y conseguir un aislamiento óptimo.
  • No atender a los detalles: hay una gran cantidad de aspectos en una ventana nueva que debes tener en cuenta. Por ejemplo, las ventanas oscilantes o batientes son más aislantes que las plegables o correderas. Elegir un vidrio de buena calidad también es importante: busca siempre un cristal de baja emisividad y con buen factor solar, o explora la posibilidad de instalar un marco con rotura del puente térmico. Estos pequeños detalles pueden suponer una gran diferencia a la hora de ahorrar dinero haciendo tus ventanas más eficientes.