Home > Blog > ¿Cuál es el consumo de una estufa catalítica?

¿Cuál es el consumo de una estufa catalítica?

¿Quieres saber cuánto dura una bombona en una estufa catalítica? ¿Buscas reducir su nivel de consumo? Descubre más aquí.

Cuando las temperaturas bajan y llegan los meses más fríos, muchas personas se plantean adquirir una estufa catalítica que aporte calor al hogar. Aunque estas estufas son la opción más económica en el mercado, es normal que nos surjan algunas dudas sobre su uso.

Y es que, hoy en día, podemos elegir entre una gran variedad de estufas catalíticas, por lo que se hace más importante conocer muy bien su funcionamiento y averiguar si realmente nos sale rentable consumir estos aparatos en lugar de otros sistemas de calefacción.

¿Cuánto dura una bombona en una estufa catalítica?

Al adquirir nuestra estufa catalítica, saber cuánto nos va a durar cada bombona es una de las cuestiones más importantes. Lo cierto es que la respuesta depende de varios aspectos, como el tiempo que consumiremos la estufa o el clima del lugar donde vivimos.

Para calcular por nosotros mismos cuánto dura una bombona en una estufa catalítica, tomaremos como referencia un ejemplo que es muy sencillo de entender:

  • Primero, averiguaremos la potencia que tiene la estufa. En este caso, nosotros vamos a imaginar que la estufa tiene una potencia de 4.200 W.
  • En segundo lugar, averiguaremos cuál es el peso de la bombona. La bombona de nuestro ejemplo es doméstica y pesa el estándar de 12.500 gr.
  • Además, tendremos que calcular el consumo máximo de la estufa, que es 305 gr/h.

Ahora que ya tenemos los datos que necesitamos para saber el tiempo que nos va a durar una bombona en nuestra estufa catalítica, vamos a hacer las operaciones requeridas:

  • En primer lugar, dividimos los gramos que pesa la bombona (12.500 gr) entre el consumo máximo de la estufa (305 gr/h). El resultado nos mostrará las horas de duración de la bombona mientras estamos consumiendo la energía: 41 horas.
  • En segundo lugar, calcularemos los días que nos va a durar la bombona en una estufa catalítica. Solo tenemos que dividir las horas de duración (41 h) entre el uso diario que hacemos de la estufa (por ejemplo, 4 h/día). El resultado es 10 días.

Teniendo este resultado en cuenta, la realidad es que necesitaríamos alrededor de tres bombonas al mes para hacer funcionar la estufa catalítica durante cuatro horas al día. 

¿Cuánto consume una estufa catalítica?

Además de ser más económicas, las estufas catalíticas son siempre de bajo consumo con respecto a las estufas de llama azul. Aun así, la cantidad de consumo fluctúa dependiendo tanto del modelo como de la potencia y el fabricante por los que nos decantemos. 

En general, una estufa catalítica consume una media de 140 a 200 gramos por hora, mientras que las estufas de llama azul tienen un consumo medio de 300 gramos por hora.

Consejos para ahorrar en el consumo de una estufa catalítica

Ahora que ya sabemos cuánto consume una estufa catalítica y el tiempo real que nos va a durar cada bombona, podemos aplicar estos consejos para ahorrar todavía más dinero:

Tu idea más genial: ahorrar con Eligenio

¿Sabes que nuestro comparador te ayuda a ahorrar en luz y gas? ¡Qué bien sienta poder elegir!
¡Te llamamos!

Saber cuándo apagar o regular la estufa

Una vez apagamos la estufa catalítica y queramos volver a encenderla, tendremos que esperar a que se caliente todo el circuito antes de que notemos que la temperatura en la estancia de nuestro hogar ha subido. A veces, esta decisión no es la más eficiente.

Si bien la estufa catalítica es de bajo consumo, esto no quiere decir que no consume gas cuando el aparato tiene que arrancar desde cero. Si vamos a estar en casa y hace mucho frío, a veces es más inteligente regular la temperatura de la estufa de media a baja.

Podemos, por ejemplo, mantener la estufa a una temperatura mínima para que no tenga que consumir más energía a la hora de encenderla y esperar a que se caliente la estancia. Esta estrategia nos puede ayudar a ahorrar en el consumo de bombonas cada mes.

Aprovechar la luz natural

La luz del sol no solo nos proporciona iluminación natural, también nos proporciona calor natural que se acumula en el hogar. Un truco que puede aislarnos del frío es acordarnos de cerrar las persianas cuando es de noche para que no se pierda el calor natural.

Además, si tenemos que ventilar las estancias, lo haremos solo durante quince minutos y trataremos de aislar correctamente tanto las puertas como las ventanas, evitando que algún hueco mal tapado sea la excusa perfecta para que nuestra casa sea más difícil de calentar.

Estas medidas de prevención pueden conseguir que tengamos que consumir menos gas de las estufas catalíticas y ahorremos en la adquisición de bombonas a lo largo del mes.

Hacer mantenimiento de la estufa

Para lograr que nuestra estufa catalítica nos dure mucho tiempo y funcione con la máxima eficiencia, es buena idea invertir dinero en el mantenimiento del aparato. 

Si nos aseguramos de que el sistema de nuestra estufa está limpio, ayudamos a que el aparato trabaje a un nivel óptimo sin que se desaproveche el gas de la bombona. Además, no pondremos en riesgo nuestra salud frente a un escape de combustible inadvertido.

Aislar correctamente la casa

Quizá parezca una obviedad, pero muy pocas casas están correctamente aisladas del frío. Hablamos de instalar dobles ventanas o ventanas con cristal doble para conseguir que las estancias estén resguardadas y ahorremos hasta un 50% de dinero en aportar calor.

¿Sabías que el 30% de los sistemas de calefacción que se demandan lo causa un mal aislamiento de las ventanas de la casa? Es por eso que debemos invertir un poco de dinero en aislar el hogar, incorporando a su vez cortinas o alfombras para retener el calor.

Tomar estas medidas podría hacernos ahorrar entre un 30 y 40% de dinero al año en la adquisición de bombonas para nuestra estufa catalítica.

Abrigarse

Quizá nos sorprenda, pero a veces la razón por la que encendemos nuestra estufa catalítica puede deberse a una mala elección de prendas de ropa en los meses más fríos del año.

Vestirnos con pantalones de tela gruesa o sustituir las camisetas por jerseys puede ayudarnos a mejorar nuestra salud financiera anual, ya que no tendremos necesidad de gastar tantas bombonas y seremos más eficientes en el consumo de la estufa catalítica.