Home > Blog > ¿Cuál es la nueva clasificación energética de frigoríficos?

¿Cuál es la nueva clasificación energética de frigoríficos?

¿Sabes ya cuál es la nueva clasificación energética de frigoríficos? En este artículo te la explicamos con todo detalle.

El Gobierno de España cambió en 2021 sus últimas clasificaciones para frigoríficos y otros electrodomésticos similares, y lo cierto es que ha habido modificaciones bastante importantes. 

De hecho, la publicación por parte del ejecutivo de las clasificaciones energéticas actualizadas de los frigoríficos está causando un cierto revuelo en el mundo de los electrodomésticos. Los principales fabricantes ya han actualizado sus líneas de productos para reflejar el último sistema de clasificación, por lo que es fundamental para los consumidores familiarizarse con este nuevo sistema.

En esta entrada del blog, echaremos un vistazo al nuevo sistema de clasificación y lo que significa para los consumidores. ¿Vas a comprar un nuevo frigorífico o estás pensando en hacerlo? Si es así, debes tener en cuenta su eficiencia energética y este nuevo sistema de clasificación. 

¿Por qué ha cambiado la etiqueta de clasificación energética?

Las clasificaciones energéticas de los frigoríficos se basan en la normativa europea sobre etiquetado energético, que se actualiza regularmente. El objetivo de esta normativa es ayudar a los consumidores a tomar decisiones informadas sobre productos energéticamente eficientes.

Como ya hemos mencionado, el último cambio relacionado con la normativa europea se produjo en 2021, cuando el Gobierno actualizó las etiquetas de frigoríficos, lavavajillas y otros electrodomésticos similares para reflejar los nuevos criterios de eficiencia energética desarrollados desde Bruselas.

Por otro lado, la nueva clasificación tiene que ver con la búsqueda de una mayor claridad y comprensión por parte de los consumidores. En la anterior clasificación, la escala podía llegar a ser algo complicada de interpretar, lo que dificultaba la toma de decisiones sobre qué productos comprar.

Con el nuevo sistema, el Gobierno espera que los consumidores sean capaces de identificar rápidamente los productos más eficientes energéticamente y se animen a invertir en ellos. De esta forma, se podrá reducir el consumo energético total en España y ayudar a cumplir con los objetivos de la Unión Europea en materia de reducción de emisiones.

¿Cómo es la nueva clasificación energética de frigoríficos?

En general, las clasificaciones han mantenido un formato similar, con siete notas distintas que van de la A a la G; pero hay algunos cambios importantes que es necesario tener en cuenta. Veamos qué significan estos cambios para los consumidores.

Clase de la eficiencia energética

La clase de eficiencia energética ha cambiado. Mientras que antes iba del A+++ hasta la D, a día de hoy va de A a G. En la nueva escala, la clase A sigue siendo la más eficiente en términos de consumo de energía, mientras que la clase G ha pasado a ser la menos eficiente. 

La principal diferencia en este sentido es que con la clasificación anterior se dividían los productos con etiqueta A en otras tres subescalas: A+, A++ y A+++. Se ha comprobado que esta clasificación llevaba a una menor motivación por parte de los usuarios para comprar productos más eficientes, por lo que se ha optado por eliminarla.

Por lo tanto, cuando se mira una etiqueta de frigorífico, los consumidores deben buscar el símbolo de la clase A para identificar el producto con un menor consumo disponible. Esto es importante porque los modelos más eficientes pueden costar un poco más al principio, pero ahorran dinero a largo plazo en facturas de electricidad.

Eligenio: Ahorra eligiendo

Paga menos por tu consumo energético eligiendo la opción correcta. ¡No pierdas más tiempo y ahorra en tu factura!
¿Necesitas ayuda?

Como curiosidad, incluso los frigoríficos que antes contaban con la etiqueta A+++ han sido ahora incluidos en la categoría B. Así, la A queda reservada para electrodomésticos con una eficiencia mayor a la que habíamos podido ver hasta ahora.

Volumen de espacio para alimentos refrigerados

El nuevo sistema de clasificación también tiene en cuenta el volumen de espacio para alimentos refrigerados con el que cuenta cada modelo. La etiqueta incluye un pictograma que indica el espacio que se puede utilizar, lo que permite comparar fácilmente productos de distintos tamaños.

Si estás buscando un frigorífico grande, por ejemplo, puedes guiarte fácilmente por el pictograma para comprobar cuál es el espacio útil de cada modelo. De esta forma, podrás asegurarte de que el producto que estás comprando tiene cabida para almacenar la comida suficiente.

Volumen de espacio para alimentos congelados

El segundo pictograma que hay que tener en cuenta es el que indica el volumen de espacio para alimentos congelados. Al igual que el primero, este símbolo no tiene que ver con la clase de eficiencia energética, sino que solo indica el espacio disponible de cada modelo.

Por lo tanto, si estás buscando un frigorífico con congelador, puedes guiarte por este pictograma para escoger aquel que cuente con el espacio que necesitas para guardar tus alimentos.

Ruido

Por último, en el caso de los frigoríficos la etiqueta energética también incluye un pictograma en el que se indica el ruido que emitirá este electrodoméstico. Como es de esperar, esta información estará medida en decibelios.

Así, si buscas un frigorífico silencioso, bastará con que te fijes en este símbolo para encontrar la opción que más se adapte a tus necesidades. De esta forma, podrás elegir un modelo con el nivel de ruido adecuado para ti y tu familia. 

En resumen, el nuevo sistema de clasificación energética ha simplificado las etiquetas y ha hecho más fácil para los consumidores interpretar la información. Se espera que esto motive a los usuarios a invertir en modelos más eficientes y respetuosos con el medio ambiente.

¿Cuál es la mejor clasificación energética en frigoríficos?

Como ya hemos mencionado, la clasificación actual ha pasado de una escala entre A+++ y D a otra que va de A a G. La clasificación anterior dividía los productos con etiqueta A en otras tres subescalas: A+, A++ y A+++; sin embargo, esto llevaba a una menor motivación por parte de los usuarios para comprar productos más eficientes. 

Por lo tanto, cuando se mira una etiqueta de frigorífico, los consumidores deben buscar el símbolo de la clase A para identificar el producto más eficiente disponible. De esta forma, podrán ahorrar dinero a largo plazo en facturas de electricidad.

Así, si estás buscando un frigorífico nuevo y te preocupa el medio ambiente y ahorrar en la factura de la luz, es recomendable que inviertas una cantidad extra en un electrodoméstico con un consumo eléctrico lo más eficiente posible.