Home > Blog > Cuánto consume una secadora

Cuánto consume una secadora

Las secadoras son un aparato cada vez más habitual en los hogares. Debido a su importancia en la vida doméstica, saber cuánto consume una secador

Clasificación energética de las secadoras

Para muchas personas, conocer la clasificación energética de estos aparatos es el aspecto principal para seleccionar la secadora adecuada. En España la clasificación energética más eficiente corresponde a aquellos modelos cuya etiqueta tiene la letra A. En contraposición, la clasificación de menor eficiencia se marca con una letra G.

Decidir priorizar la eficiencia al escoger una secadora fijándonos en su etiqueta es una buena manera de obtener un resultado superior y más sostenible con un menor gasto. De esta forma, también podemos conseguir un mayor ahorro en la factura de luz, ya que las secadoras más eficientes consumen menos.

Ficha técnica de las secadoras

La ficha técnica contiene las características principales de un producto. Por eso, es imprescindible leerla en el momento de escoger una secadora.

Si no estás acostumbrado a mirarla al momento de elegir, es importante que empieces a hacerlo, pues en ella se encuentra todo lo que necesitas saber para tomar la mejor decisión. En el caso concreto de las secadoras, podrás ver los siguientes detalles.

Capacidad de carga

Este punto simplemente informa de la cantidad de ropa que la secadora puede almacenar en su interior cuando está en funcionamiento. Aquí lo ideal es pensar acerca del uso que se le dará al aparato, y decidir en consecuencia.

Por ejemplo, si tu familia está integrada por cuatro miembros, una secadora de 8 kilos de capacidad puede ser una buena opción. De la misma forma, si sabes que tienes que usarla con frecuencia y necesitas utilizarla con elementos más grandes como ropa de cama, cortinas y toallas, posiblemente lo ideal sea una de 10 kilos.

Por otro lado, también puede ocurrir que no necesites tanta capacidad de carga, y te decidas por una de 6 kilos. Todas las opciones son válidas siempre y cuando tengas en cuenta tus necesidades.

Ciclos de temperatura y secado

Este punto es importante a la hora de escoger un modelo. La mejor opción dependerá sobre todo del tejido y la cantidad de prendas que desees secar con tu electrodoméstico. Y es que el calor es fundamental para conseguir un buen resultado, pero en exceso puede ser dañino para la ropa.

Una secadora puede llegar a superar los 80 grados de temperatura. Sin embargo, la mayoría tiene un rango promedio de 55ºC. Para conocer el valor óptimo para la tuya, es recomendable que leas las etiquetas de las prendas que uses más habitualmente.

En cuanto a los ciclos, por lo general los programas de secado oscilan entre 30 y 45 minutos. En esto también incidirán la densidad de la tela y la cantidad de ropa que vayas a añadir. Así, existen prendas que secan en un cuarto de hora, mientras que otras necesitarán hasta dos.

Conexión eléctrica

Dependiendo de factores como el tipo de secadora que prefieras utilizar, también tendrás que fijarte en el tipo de conexión eléctrica que precisa cada uno de estos aparatos. En este sentido, existen varias opciones entre las que puedes elegir la que más se adapte a tus necesidades.

Las secadoras de evacuación fueron las primeras en venderse. En ellas el calor se genera gracias a resistencias eléctricas, y generalmente requieren mayor mantenimiento que el resto. Por otro lado, aunque puedan ser más económicas, también gastan más energía.

Otro tipo más moderno son las secadoras de condensación. Estas son de circuito cerrado, lo que quiere decir que el aire húmedo no sale de la máquina, sino que se deriva a un compartimento interno donde se condensa.

Estas secadoras tienen la ventaja de que para su funcionamiento solo hay que contar con espacio suficiente y un enchufe cerca. Además de ello, consumen menos energía que las de evacuación.

Por último, a día de hoy existe un tercer tipo de secadora: aquellas que funcionan con bomba de calor. Estas no recurren a la resistencia para calentar el aire de su interior, sino que lo hacen extrayendo la temperatura del ambiente.

Para su funcionamiento solo es necesario enchufarlas. Su precio es más elevado que los de otros tipos, y en ocasiones la ropa tarda más en secarse. No obstante, su eficiencia energética es muy superior en muchos casos, por lo que algunas personas prefieren este tipo de modelos.

Potencia

La potencia es otro de los elementos marcados en la ficha técnica. Se trata de una unidad que marca la cantidad de energía transmitida desde una corriente hasta un elemento, medido por unidad de tiempo.

En el caso de las secadoras, se trata de la cantidad de energía que el dispositivo requiere para funcionar. La potencia se mide en kilovatios (kW).

Cuánto consume una secadora de ropa

El consumo de una secadora depende principalmente de factores como el sistema de secado que utiliza, su capacidad de carga, y el tiempo que tarda en completar un ciclo. Sin embargo, es posible realizar una estimación media del consumo de estos aparatos eléctricos.

Eligenio: Elegir bien, es genial

¿Quieres ahorrar en tu factura de luz y gas? Elegir bien ya tiene nombre: Eligenio
¡Te llamamos!

A continuación te dejamos un cuadro comparativo con los datos proporcionados por la IDAE.

Tipo de secadoraConsumo kW/h
Consumo de secadoras de evacuación4,8 kWh.
Consumo de secadoras de condensación4,2 kWh.
Consumo de secadoras con bomba de calor2,2 kWh.

Consejos para ahorrar en el consumo de la secadora

¿Es posible ahorrar energía en el consumo de una secadora? Por supuesto que sí. Los siguientes consejos pueden serte de mucha utilidad si quieres ahorrarte unos cuantos euros en la factura de la luz. Síguelos atentamente y el beneficio será doble: pagarás menos mes a mes, a la vez que cuidas al máximo tus prendas y el medio ambiente.

  • Usa la secadora de forma racional. Si te encuentras en los meses de verano, y la normativa de tu localidad te permite tender la ropa en tus balcones o ventanas, no dudes en hacerlo.
  • Centrifuga la ropa previamente. Así la secadora trabajará menos, secará antes y te permitirá ahorrar más.
  • Respeta los límites de capacidad. Llenar el tambor hasta su carga máxima optimizará el ciclo. Sin embargo, sobrecargarlo compromete la efectividad del proceso.
  • Utilízala en el tramo eléctrico más económico, es decir, en las horas valle.
  • Realiza un mantenimiento y limpieza regulares del filtro. De esta forma aumentará su duración, mejorará el funcionamiento del aparato y podrás ahorrar energía.
  • Lee el manual y conoce las características de cada programa de secado. Elige el adecuado para cada situación: si tu aparato tiene un modo ecológico, listo para planchar o de ahorro, lograrás mejores resultados escogiendo el que más te interese en cada momento.
  • Divide las prendas en función de su peso y no mezcles aquellas de diferente tejido. Esto último no solo afecta el consumo, sino que también puede llegar a dañarlas.
  • Escoge la tarifa de la luz más adecuada. Elegir la empresa correcta y una tarifa de luz que se adapte a tus necesidades puede ser un factor determinante a la hora de ahorrar al máximo cuando estés utilizando tu secadora.
  • Determina la temperatura y duración del ciclo según la cantidad de ropa y su nivel de humedad.

En cualquier caso, escoger una secadora de ropa eficiente será el mejor punto de partida para satisfacer tus necesidades de secado y ahorro. Esperamos que esta guía haya aclarado tus dudas respecto a qué modelo escoger en tu caso.