Home > Blog > Cuánto consume un horno

¿Cuánto consume un horno?

Conocer cuánto consume un horno es primordial para optimizar su uso y evitar grandes recargos en la factura. Te contamos los puntos a considerar.

Clasificación energética de los hornos

La clasificación energética es un indicador diseñado con el objetivo de identificar y agrupar los artefactos eléctricos de acuerdo a su grado de eficiencia energética. Es decir, permite saber de forma práctica e intuitiva qué aparato consume menos energía durante su funcionamiento.

Esta información debe estar señalada en forma de etiquetas en todos los electrodomésticos de uso común, de manera que el consumidor pueda tener una idea del gasto asociado en el momento de la adquisición.

En el caso de los hornos eléctricos, la clasificación más usada establece siete niveles de eficiencia expresados con letras y colores. Cada una de ellas supone un porcentaje respecto al consumo de los hornos menos eficientes, los cuales suponen el 100%. Así, tenemos:

  1. A + + + (verde oscuro): indica la más alta eficiencia energética. Los hornos pertenecientes a esta clase son los que menos energía necesitan para funcionar y su consumo es del 25%.
  1. A ++ (verde): el consumo de energía es inferior al 30%.
  1. A+ (verde más claro): generan un consumo de entre el 30% y el 40%.
  1. A (amarillo): indica hornos con consumo medio de energía que oscila entre el 40% y 55%.
  1. B (naranja): el consumo se encuentra entre el 55% y el 75%.
  1. C (naranja intenso): representa hornos de baja eficiencia energética con un consumo de entre el 75% y el 90%.
  1. D (rojo): son los hornos que más energía requieren durante su funcionamiento, y por ende los menos eficientes. Su gasto energético está entre el 90% y el 100% de la referencia.

Cabe destacar que a partir de marzo del 2021 entró en vigor una nueva clasificación de eficiencia energética para los electrodomésticos. La misma conserva los siete niveles y la gama de colores, pero va desde la mayor eficiencia “A” hasta la menor “G”, sin incluir las categorías plus. Sin embargo, la mayoría de los hornos todavía responden a la antigua, aunque se estima que más adelante se terminen ajustando a esta nueva escala.

Ficha técnica de un horno

Para determinar cuánto consume un horno se deben tomar en cuenta ciertas características que varían de acuerdo con el modelo y el fabricante. Dichas variables están plasmadas en la ficha técnica del equipo y entre ellas destacan las siguientes. 

Modos de calentamiento

Por lo general, los diferentes modelos de horno disponibles en el mercado ofrecen dos tipos de mecanismo para calentar las cavidades:

  • Convencional: el equipo presenta una resistencia en la parte de arriba y otra en la parte inferior para calentar el aire, y se vale de la convección natural para hacer que este circule. Aquí el movimiento del fluido ocurre por causas naturales como el efecto de gravitación y no se emplean agentes externos.
  • De circulación forzada: en este método el aire caliente circula en el interior del horno con ayuda de un ventilador que distribuye el calor de manera uniforme. Al requerir el funcionamiento de un agente adicional, implica un mayor consumo que los convencionales.

Método de cocción

Otro parámetro que influye en el gasto eléctrico de un horno es el tipo de cocción que se decida usar. Cada opción implica niveles de temperatura y tiempos al cocinar que repercuten de forma particular en el consumo. Las alternativas más frecuentes son:

  • Calor superior-inferior. 
  • Aire caliente.
  • Precalentamiento rápido.
  • Gratinado.
  • Cocción lenta.
  • Cocción a vapor.
  • Horneado de pan.
  • Función pizza.
  • Descongelación. 
  • Turbo.

Temperatura

Este es uno de los factores que requiere de más atención, ya que mientras más elevada sea, mayor será el consumo de electricidad. 

Por lo general, la ficha técnica indica la temperatura máxima que el equipo es capaz de alcanzar. Sin embargo, es recomendable hornear a niveles por debajo de esa cifra y valerse de los distintos métodos de cocción para optimizar el gasto.

Volumen

En cuanto a volumen, mientras mayor sea la capacidad interna del horno, el espacio a calentar se incrementará y, por ende, el gasto energético asociado irá en aumento. No obstante, también hay que tener en cuenta que un horno de gran capacidad permite cocinar más cantidad de alimentos en un mismo ciclo, lo que resulta favorable en hogares con muchos comensales.

Consumo de energía por ciclo convencional

Este parámetro, generalmente disponible en la etiqueta energética, indica cuánta energía consume el equipo durante un ciclo de funcionamiento estándar. La información viene dada en kilovatios hora por ciclo (kWh/cycle), tanto para modo de convección natural como para el de forzada, si aplica.

Cuánto consume un horno eléctrico: según grados

Determinar un valor de consumo de acuerdo con los grados que establezcas durante la cocción es una tarea compleja, pues el gasto de energía también involucra otras variables. Sin embargo, es posible tener algunos valores referenciales que permiten estimar de forma aproximada cuánto cuesta hornear tus recetas a una temperatura determinada. 

Temperatura ºCConsumo kW/h
Consumo de horno a 180 grados0,85 kWh
Consumo de horno entre 190 y 210 grados0,90 kWh
Consumo de horno a más de 210 grados0,95 kWh

Cuánto consume un horno eléctrico: según potencia

PotenciaConsumo kW/h
Consumo de horno de 950w0,95 kW/h
Consumo de horno de 1000w1 kW/h
Consumo de horno de 1200w1,20 kW/h
Consumo de horno de 1500w1,50 kW/h

Eligenio: Elegir bien, es genial

¿Quieres ahorrar en tu factura de luz y gas? Elegir bien ya tiene nombre: Eligenio
¡Te llamamos!

Consejos para ahorrar en el consumo del horno

  1. Aprovecha al máximo el espacio: los hornos domésticos están diseñados para sacarle el mejor partido a las dimensiones, valiéndose de rendijas a distintos niveles que te dan la oportunidad de intercambiar e introducir más de una bandeja.
  1. Evita abrir la puerta: uno de los consejos más sencillos, pero más efectivos, consiste simplemente en no abrir demasiado la puerta del horno. Esta acción provoca pérdidas de calor que se traducen en mayores requerimientos de energía para restablecer una temperatura óptima.
  1. Aprovecha el calor acumulado: es recomendable apagar el equipo unos 10 min antes de finalizar la cocción, pues aún después de esto el calor residual termina de cocinar los platos. 
  1. Asegúrate de que esté en óptimas condiciones: el mantenimiento es clave para alargar la vida útil. Cada cierto tiempo es recomendable revisar si la puerta cierra bien o si el estado del termostato y el ventilador son adecuados, ya que si algo funciona mal puedes gastar más energía de la necesaria.
  1. Elige el recipiente correcto: materiales como la cerámica, el vidrio, el barro, la silicona o algunos metales conservan mejor el calor y tardan menos tiempo en calentarse.

Saber cuánto consume un horno te ayudará a hacer un uso más eficiente de este electrodoméstico en tu cocina. Además, si tienes en consideración todas las funciones y modalidades especiales del tuyo, podrás sacarle todavía más partido y tener un ahorro considerable en tu factura de luz.