¿Qué hacer cuándo el inquilino no paga la luz?

Uno de los temores de los propietarios de una vivienda es encontrarse con un inquilino que no paga la luz. ¿Cómo poder evitarlo? Os lo contamos
Home > Blog > ¿Qué hacer cuándo el inquilino no paga la luz?

Uno de los mayores temores de los propietarios de una vivienda es encontrarse con un inquilino que no paga la luz y elude el abono de los suministros del hogar. Repasamos las preguntas más frecuentes que surgen en esta situación y algunos consejos para prevenirla.

¿Cómo saber si el inquilino paga la luz?

Si el propietario del hogar quiere asegurarse de que el inquilino paga la luz, existe una única forma de hacerlo: el propietario debe ser el titular del contrato de la luz. De este modo, aunque los recibos se domicilien en la cuenta bancaria del inquilino, el titular del contrato podrá comprobar los pagos o deudas.

No obstante, si los suministros de la vivienda se mantienen a nombre del propietario y el inquilino no paga la luz, este será el responsable en caso de impago, es decir, el arrendador se verá obligado a solventar la deuda de la persona que ocupa el domicilio. 

Una opción alternativa para que el propietario pueda verificar el pago de la luz por parte del arrendatario es incluir el coste de la luz en la factura del alquiler. Sin embargo, y al igual que en el caso anterior, si el inquilino no paga la luz, el propietario y responsable del contrato será quien deba abonar la deuda a la empresa suministradora. 

¿Es mejor que el inquilino pague la luz a su nombre?

Como hemos visto, si bien el titular del contrato tiene acceso a la información relativa a los pagos o impagos, también es la persona responsable de cualquier problema relacionado. Por esta razón, en el caso de alquilar la vivienda, lo recomendable es hacer un cambio en la titularidad de los suministros. De este modo, el arrendador podrá despreocuparse de las obligaciones de pago y el inquilino tendrá libertad para decidir la tarifa más adecuada y controlar sus facturas. 

Si, por su parte, el arrendatario no paga la luz y este es titular del contrato, la compañía eléctrica puede decidir contar el suministro. Una decisión que afectará tan solo al inquilino, no al propietario del domicilio. 

¿Qué opciones hay si el inquilino deja de pagar la luz?

Las opciones dependerán del nombre de la persona que figure en el contrato del suministro. Si el titular del contrato es el dueño de la vivienda, este se verá obligado a pagar las deudas. Sin embargo, el propietario tiene la opción de interponer una demanda de desahucio por impago de suministros. Pero atento, porque si la empresa suministradora corta la luz, el inquilino podría denunciar al arrendador debido a coacción para desalojar la vivienda o al considerar el domicilio inhabitable. En este supuesto, el proceso judicial podría demorarse y perjudicar severamente al propietario, de modo que la mejor opción si el titular del suministro es el propietario, es evitar que la compañía corte la luz. 

Por otra parte, si el inquilino no paga la luz y es el titular del contrato de suministros, este será el deudor frente a la empresa suministradora. De este modo, si la suministradora decide cortar la luz, el arrendatario no podrá pedir responsabilidad al arrendador. Además, el propietario de la vivienda tendrá la posibilidad de demandar al inquilino y solicitar una orden de desahucio, sin que el posible corte de suministros afecte a la demanda. 

Por último, cabe la posibilidad de que el inquilino deje el inmueble sin haber solventado sus últimas facturas. Como hemos visto, si el titular del contrato es el arrendatario, el propietario del domicilio no tendrá nada de lo que preocuparse. De hecho, el responsable de la deuda tendrá que hacer frente a la misma, antes o después. Sin embargo, si se ha producido un corte de los suministros y el inmueble no tiene luz, el propietario de la vivienda puede pagar la deuda y reclamar vía judicial al inquilino solicitar el alta del servicio eléctrico en la misma compañía y asumir los costes que esto pueda conllevar, o contratar el suministro como titular a través de otra empresa.

De este modo, si el inquilino no paga la luz, el arrendador tiene varias opciones:

  • Negociar con el inquilino: Cobrar la deuda será el objetivo principal. Tras ello, el propietario podrá hacer borrón y cuenta nueva y permitir que el arrendatario continúe en el domicilio o concretar la salida del inquilino del inmueble.
  • Acudir a la vía judicial: El arrendador puede reclamar tan solo la deuda por impago, solicitar el desalojo del inquilino sin requerir el pago de los recibos de la luz, o solicitar tanto la deuda impagada como el desahucio. 
  • Elegir el arbitraje: Si el propietario quiere evitar ir a juicio, siempre puede someter el conflicto a un proceso de arbitraje. Una vez finaliza el procedimiento, el árbitro emite un laudo, es decir, un documento similar a una sentencia en el que se obtiene una resolución. Si tras el resultado el inquilino continúa sin pagar la luz, el propietario podrá acudir a la vía judicial.

¿Se puede cortar la luz al inquilino si deja de pagar la factura?

Cuando el inquilino no paga la luz de la casa y esta actitud se prolonga en el tiempo, la decisión más coherente es elegir la vía judicial para tramitar el desahucio. Y es que cortar la luz del domicilio es un hecho contraproducente, ya que la luz, así como el agua y el gas, son elementos esenciales de una vivienda habitable. Por ello, si la casa no cumple con los requisitos mínimos de habitabilidad, el contrato de alquiler podría extinguirse.

Eligenio: Ahorra eligiendo

Paga menos por tu consumo energético eligiendo la opción correcta. ¡No pierdas más tiempo y ahorra en tu factura!
¿Necesitas ayuda?

Por otro lado, cortar el suministro de luz al inquilino es, a menudo, una medida perjudicial para el propietario, pues esta acción se considera falta o delito de coacción, existiendo la posibilidad de que el inquilino solicite al casero los daños y perjuicios ocasionados por la falta de suministro. 

¿Se puede cortar la luz a un inquilino que no paga en algunos supuestos?

En el caso de que el arrendatario sea el titular del suministro y sea este quien no paga las facturas de la luz, el proveedor podrá llevar a cabo un corte de luz, en cuyo caso el ocupante no podrá reclamar daño alguno al propietario de la vivienda, ya que es de la persona residente de quien depende la habitabilidad de la casa. 

Sin duda, uno de los puntos más relevantes de un alquiler en el que el inquilino no paga la luz es el nombre de la persona que figura en el contrato de suministros. Por esta razón, te recomendamos encarecidamente considerar la posibilidad de realizar un cambio de titular en los suministros y protegerte ante la posibilidad de impago por parte del inquilino.