Home > Blog > ¿Qué es el sistema inverter y cómo funciona?

¿Qué es el sistema inverter y cómo funciona?

El sistema inverter es una eficiente tecnología presente en algunos aparatos eléctricos y de refrigeración. Te explicamos cómo funciona

¿Qué es el sistema inverter?

El sistema inverter es una tecnología presente en ciertos equipos de refrigeración y otros electrodomésticos. Se caracteriza por hacer que los compresores trabajen de forma constante a una velocidad específica, de acuerdo con las necesidades de climatización del entorno. 

Para entenderlo mejor es necesario ponerlo en contexto junto a los equipos no inverter o tradicionales, en los que el compresor funciona por ciclos. Esto significa que se mantiene encendido por cierto periodo de tiempo hasta alcanzar la temperatura esperada y una vez en ese punto, se apaga. Cuando el ambiente se aleja varios grados de lo deseado, el motor vuelve a arrancar y el proceso se repite.

La tecnología inverter fue desarrollada por ingenieros de la firma japonesa Toshiba en los años ochenta. Dicha invención fue resultado de una intensa búsqueda por mejores rendimientos en sus motores, todo a raíz de la crisis energética de 1973. Después de varios meses de pruebas, finalmente lograron equilibrar factores como la lubricación o los niveles de sonido y poner en marcha el sistema.

En la actualidad, la invención se ha extendido a toda la industria y está presente en la gran mayoría de equipos de refrigeración. Las subidas en el precio de la electricidad y las regulaciones en materia energética en la Unión Europea y el resto del mundo también han alimentado esa tendencia.

¿Qué electrodomésticos usan este sistema?

El sistema inverter está principalmente en los electrodomésticos destinados a la climatización. Sin embargo, existen otros que han aprovechado esta tecnología y la aplican a sus motores para ofrecer otro tipo de ventajas. Hasta el momento, los más comunes son:

  • Aires acondicionados y bombas de calor: aquí no hay cambios bruscos en la sensación térmica percibida. Además, la influencia del exterior es mucho menor, pues en ningún momento se detiene el ciclo.
  • Neveras: el entorno de los alimentos se mantiene a una temperatura estable que responde a la configuración hecha por el usuario. Esto favorece la conservación de la frescura, el color y las propiedades nutricionales por más tiempo.
  • Lavadoras: a diferencia de los casos anteriores, en los que el principal objetivo es mantener invariable la temperatura, aquí la tecnología inverter tiene un propósito diferente y es el silencio. Esto es posible gracias a que el control del motor se da mediante inducción magnética, lo que evita el ruido que ocasionan las escobillas en los motores tradicionales de corriente alterna. De esta forma hay menos roces y vibraciones durante el lavado y el centrifugado y, por lo tanto, un ciclo más silencioso. 

¿Cómo funciona un sistema inverter?

Los sistemas inverter son, en realidad, un componente electrónico con forma de tarjeta que basa su mecanismo en el control del voltaje, la corriente y la potencia del compresor. Dicho control permite llevar la velocidad a la mínima necesaria para alcanzar la temperatura buscada, con el fin de que se realice el menor esfuerzo posible.

De igual manera, los motores inverter suelen tener una estructura interna lineal y sin escobillas. Esto significa que existen menos puntos de fricción y con ello menos pérdidas de energía en forma de calor mientras llevan a cabo sus procesos. 

¿Es más eficiente la tecnología inverter en los electrodomésticos?

La tecnología inverter se ha convertido en una evolución de los sistemas tradicionales en los equipos de refrigeración, y esto se debe a que resultan mucho más eficientes. La razón es que no se regulan a través de un termostato que enciende y apaga su motor al alcanzar mínimos y máximos de temperatura.

En la práctica, las ventajas son:

  • Ahorro energético: hay un menor consumo de energía para el mismo tiempo de uso de los electrodomésticos, algo que ayuda a reducir la huella ecológica en el hogar.
  • Ahorro económico: como es lógico, mientras menor sea el gasto energético, menor será el importe adeudado en la factura de la luz.

Eligenio: Elegir bien, es genial

¿Quieres ahorrar en tu factura de luz y gas? Elegir bien ya tiene nombre: Eligenio
¡Te llamamos!
  • Más confort: al evitar los cambios bruscos en el mecanismo, el ambiente tendrá una temperatura estable durante todo el tiempo que esté encendido el aparato. Esto no sucede con la tecnología tradicional, donde puede haber subidas o bajadas de varios grados cuando el compresor está detenido. Además, la tecnología inverter es más rápida para climatizar cualquier espacio.
  • Mayor vida útil: los motores tienen un menor desgaste que si se apagan y encienden constantemente, lo que se traduce en más tiempo de funcionamiento en condiciones óptimas. 
  • Menos ruido: el equipo trabaja de manera mucho más silenciosa, y el poco sonido que emite es constante, a diferencia de los ruidos fuertes y repentinos al inicio del ciclo en los sistemas no inverter.

Los sistemas inverter se presentaron hace más de treinta años como un gran descubrimiento, pero hoy en día se han convertido en el estándar de la industria de la refrigeración industrial, comercial y doméstica. Aun así, es importante que vayan de la mano con un buen compresor, cuya capacidad esté adaptada a las necesidades de climatización del entorno en el que se utiliza.