El consumo fantasma o standby de los electrodomésticos

Si quieres ahorrar en tu factura de la luz es recomendable que controles el consumo fantasma o stanby de los electrodomésticos. Pero de qué se trata
Home > Blog > El consumo fantasma o standby de los electrodomésticos

Si quieres ahorrar en la factura de la luz, es importante conocer todas las fuentes de consumo energético que hay en tu casa, y el denominado consumo fantasma es una de la que poca gente se acuerda.

Sin embargo, este tipo de consumo puede suponer un importante ahorro a lo largo del año, así que te conviene conocerlo y saber localizarlo para evitar gastar más de la cuenta sin necesidad, ya que este tipo de gasto no te aporta ningún beneficio al no estar usando realmente esos electrodomésticos. Te lo contamos todo en este artículo.

¿Qué es el consumo fantasma?

Lo primero que debes saber, claro está, es qué es el consumo fantasma. Este tipo de consumo, también denominado consumo standby, es el que gasta un electrodoméstico o aparato eléctrico enchufado a la red eléctrica sin ser utilizado. Es decir, es un concepto que se refiere a la cantidad de energía que gasta un electrodoméstico por el mero hecho de estar enchufado, incluso aunque esté apagado.

Elige con el genio del ahorro

Eligenio es el asesor que necesitas para ahorrar en tu factura de la luz. ¡Déjanos encenderte la bombilla!
¿Te llamamos?

El peligro de este tipo de consumo es que puede llegar a suponer un gasto importante sin que te des cuenta. De ahí que se le denomine consumo fantasma de electricidad, ya que es algo que no se aprecia, pero está ahí.

¿Cómo afecta el consumo standby de electricidad a la factura?

Mucha gente piensa, utilizando la lógica, que si un aparato no está funcionando en realidad no está gastando electricidad. Sin embargo, el hecho de estar enchufado ya implica que parte de la energía de la red se está derivando a ese aparato para poder mantenerse en standby, y esto consume una energía pequeña que, con el tiempo, se acumula y se suma a la de otros electrodomésticos, llegando a sumar bastantes euros a tu factura de la luz.

La cantidad de consumo fantasma de energía que realiza un hogar al día depende en gran medida de los hábitos de consumo energético de la unidad familiar. Se ha observado una gran discrepancia entre unas viviendas y otras en cuanto a la cantidad de enchufes con electrodomésticos en standby durante un mes. Por eso, dependiendo de tu caso, el gasto final puede variar notablemente. Redondeando cifras, el consumo puede llegar a los 300 o 400 kWh cada año, y el gasto dependerá del precio al que pagues el kWh según la tarifa de luz que tengas contratada.

Electrodomésticos con consumo fantasma más alto

Como habrás podido imaginar, el consumo fantasma no es el mismo en unos electrodomésticos que en otros. Es cierto que se debería evitar a toda costa, y no se deberían dejar enchufados ni siquiera los cargadores de móviles cuando no se están utilizando.

Sin embargo, el gasto importante lo realizan los electrodomésticos más grandes, o aquellos que utilizan una mayor cantidad de energía para poder permanecer en stand-by mientras no están siendo utilizados. A continuación te mostramos la lista de ejemplos de consumo fantasma más comunes en las viviendas, es decir, los electrodomésticos que más gastan estando solamente enchufados.

La televisión

Uno de los aparatos que se dejan en stand-by por excelencia es el televisor. El piloto de luz roja que ves cuando la apagas indica que está gastando energía de la red, aunque el consumo depende del modelo que utilices. Por ejemplo, las televisiones LED modernas conllevan un consumo menor (unos 18 kWh al año), mientras que las teles de tubo antiguas pueden suponer un gasto mayor (más de 50 kWh al año).

El portátil

Dejar el ordenador portátil enchufado es un clásico que se lleva a cabo en todos los hogares. La batería de estos aparatos es limitada, y siempre queremos tenerlo cargado al máximo para no tener que preocuparnos por que se acabe.

Sin embargo, dejar el portátil enchufado cuando ya está completamente cargado puede suponer un gasto de hasta 35 kWh cada año, además de acortar la vida útil de la batería.

El decodificador de televisión

Junto con el televisor, siempre se suele dejar en stand-by el decodificador, necesario para poder ver ciertos canales. Existen muchos tipo de decodificadores, con grabación o sin ella, con entrada USB, HDMI, etc. Sin embargo, todos ellos suponen un consumo importante cada año, que puede llegar a añadir 10 euros a tu gasto total.

El microondas

Los microondas suelen pasar desapercibidos, porque al ser aparatos tan pequeños la gente tiende a pensar que no gastan mucho. Sin embargo, al estar enchufados todo el día, realmente están sumando un gasto importante a tu factura. Un microondas moderno, por lo general, suele incluir una pantalla eléctrica que muestra la hora y permite escoger la función deseada, aumentando el gasto hasta 35 kWh cada año, unos 6 euros extra.

La lavadora

En especial las lavadoras que tienen pantalla eléctrica que está mostrando las diferentes funciones posibles o la hora durante todo el día. Como siempre, el consumo fantasma de la lavadora depende del modelo utilizado, ya que cada aparato tiene una eficiencia energética diferente. El cambio de un modelo a otro puede suponer un importante ahorro en tu factura.

¿Cómo disminuir el consumo fantasma?

En la lista anterior no podríamos haber incluido electrodomésticos como la nevera, ya que siempre se encuentra en funcionamiento, o el router del wifi. Lo que se trata no es de empezar a desenchufar todos los aparatos que tengas por casa, sin control, sino más bien de realizar un consumo inteligente aplicando hábitos de vida sencillos y prácticos.

El consumo fantasma o de stand-by puede suponer más de 5 euros de gasto cada mes, que si se acumulan a lo largo de uno o más años pueden llegar a ahorrarte meses de facturas. Si estás concienciado con un consumo sostenible de la energía y quieres reducir al mínimo posible tu gasto de electricidad, puedes seguir estos sencillos consejos para disminuir el consumo fantasma en tu vivienda:

  • Desenchufa los aparatos que no utilices: un primer truco que puedes utilizar es el de desenchufar los electrodomésticos o aparatos eléctricos que no utilices a menudo. Esto evitará el consumo fantasma.
  • Utiliza regletas: aunque estarías conectando otro aparato (la regleta) a la red eléctrica, en realidad esto es lo más práctico que puedes hacer. Una regleta con botón puede desactivar de golpe un gran número de aparatos eléctricos, permitiéndote volver a conectarlos de nuevo cuando lo necesites sin necesidad de desenchufarlos cada día.
  • Utiliza temporizadores: otra posibilidad, más práctica a largo plazo, es la de colocar un temporizador que te permita encender los electrodomésticos solo durante una parte del día, logrando así evitar el consumo fantasma cuando no los estés utilizando.

Fíjate en la etiqueta de eficiencia energética de los aparatos, ya que esta también influye en lo que los electrodomésticos gastan cuando se encuentran enchufados y en stand-by.