> Blog > ¿A qué temperatura poner un congelador industrial?
¿A qué temperatura poner un congelador industrial?

¿A qué temperatura poner un congelador industrial?

Optimiza la conservación de tus productos regulando la temperatura del congelador industrial y garantiza su frescura y calidad.

Importancia de mantener regulada la temperatura del congelador industrial

Si tienes un negocio relacionado con la alimentación, ya lo sabes. El frío es la clave para conservar los alimentos y evitar que se estropeen y haya que tirarlos antes de tiempo.

Eligenio: Ahorra eligiendo

Paga menos por tu consumo energético eligiendo la opción correcta. ¡No pierdas más tiempo y ahorra en tu factura!
¿Necesitas ayuda?

Un buen sistema de frío que controle la temperatura del congelador industrial garantiza la conservación óptima de los alimentos y protege la salud de quienes lo consumen.

Para lograr los grados adecuados, es importante contar con un termómetro fiable y calibrado para verificar periódicamente la temperatura del congelador industrial. En caso de que esté mal regulado, puede comprometer la calidad de los productos y ocasionar pérdidas económicas.

Según un artículo publicado por Intider (Industria líder en intercambiadores térmicos), se pueden identificar varios aspectos fundamentales relacionados con el uso correcto de una temperatura de refrigeración adecuada. Estos aspectos destacados incluyen los siguientes:

  • Se retrasa el tiempo de maduración de las células que componen el tejido de los productos.
  • Se controla que los alimentos no sean atacados por microorganismos tóxicos para la salud humana.
  • Se disminuyen las pérdidas, tanto cualitativas como cuantitativas, de los alimentos.

Funcionamiento del ciclo de refrigeración industrial

Para entender cómo funciona el sistema de frío para regular la temperatura de un congelador industrial, es necesario conocer, en primera instancia, sus componentes, que son los siguientes:

  • El compresor, encargado de comprimir los gases provenientes del evaporador, elevando con ello su presión y, por lo tanto, su temperatura. Su dimensionamiento y control son parámetros fundamentales para el rendimiento total de la instalación.
  • El condensador, responsable de disipar la potencia calorífica absorbida en el evaporador y la fuerza de compresión del compresor.
  • La válvula de expansión, cuya función es la de generar una caída de presión entre el condensador y el evaporador.
  • El evaporador, encargado de absorber la energía térmica del medio a enfriar, en este caso el congelador industrial. Los elementos auxiliares: válvulas de cierre, corte y antirretorno, filtros deshidratados, visor, recipientes de líquido, etc.

Comprendidos los componentes que forman parte del ciclo de refrigeración, se puede entender como funciona el mismo.

El compresor succiona el fluido refrigerante hasta alcanzar la presión de condensación, lo que implica un aumento en su presión y temperatura por encima de las condiciones ambientales. Este proceso requiere de consumo eléctrico para lograr la compresión mecánica.

Una vez que el refrigerante alcanza la presión alta, pasa al condensador. Es importante destacar que se necesita una diferencia de temperatura entre el foco caliente y la temperatura de evaporación para que el fluido cambie de estado gaseoso a líquido en el condensador, liberando así el calor al entorno.

El líquido a alta presión que sale del condensador ingresa a la válvula de expansión, la cual, además de regular el caudal en el sistema, reduce la presión del refrigerante mediante un estrechamiento hasta llegar a la presión de evaporación, también conocida como presión baja.

En el evaporador, se extrae la energía térmica del medio que se desea enfriar, aprovechando el calor latente presente durante el cambio de fase, específicamente de líquido a gas. Para que ocurra la transferencia de calor, es necesario establecer un gradiente térmico entre el foco frío y la temperatura de evaporación, al igual que en el condensador. Este gradiente térmico garantiza el flujo de calor entre ambos puntos.

Una vez que el refrigerante ha salido del evaporador en estado gaseoso, se vuelve a introducir en el compresor, reiniciando así el ciclo.

Temperatura recomendada de un congelador industrial

Los congeladores industriales son esenciales en cualquier tipo de negocio hostelero, restaurante, fábricas, frigoríficos o empresas que distribuyen productos a gran escala, ya que permiten mantener la calidad de los alimentos en condiciones de sanidad adecuada durante largos periodos de tiempo.

La temperatura de un congelador industrial depende del tipo de alimento que se vaya a guardar, así como del tamaño, modelo y las propias especificaciones de la marca. Sin embargo, la mayoría de los fabricantes coinciden en que la temperatura debe oscilar entre -18 °C y -20 °C para garantizar una conservación adecuada.

Consejos para usar correctamente un congelador industrial

La revisión anual del congelador industrial es la mejor prevención. Para ello, las recomendaciones de las tiendas especializadas son las siguientes:

1. Limpiar regularmente la bandeja de desagüe

Así se evitan obstrucciones en el futuro, algo muy común en este tipo de congeladores. La mejor manera de hacerlo es vertiendo agua y que la misma salga por el desagüe. De esta manera, se garantiza que no se pueda atascar en un futuro.

2.Asegurar que el equipo no se encuentre cercano a una fuente de calor

En caso de hacerlo, la temperatura ambiente puede provocar que el congelador supere el máximo permitido y no rinda adecuadamente.

3. Controlar que el equipo esté colocado correctamente

En caso de ruidos molestos, ocasionados muchas veces por una mala instalación de la maquinaria, es de vital importancia revisar si el congelador ha sido acomodado en el lugar adecuado.

4. Conocer la carga máxima del congelador

Sirve para evitar la sobrecarga de productos. Esto puede generar un alto consumo energético y menor rendimiento, por lo que es necesario revisar eso antes de llenar el refrigerador de alimentos. También es importante no obstruir las zonas de salida de frío.

5. Evitar dejar abiertas o mal cerradas las puertas de los congeladores industriales mientras no están en uso

De esta manera, se asegura que no haya fugas de frío.

6. Controlar con el transporte al momento de recibir el congelador

Un problema muy habitual son los golpes o abolladuras en los traslados de los equipos, La mejor vía para quedarse tranquilo, es anotar en caso de que la maquinaria haya sido recibida con algún daño. De esa manera, el seguro lo reconocerá si se presentan desperfectos en un futuro.

En conclusión, mantener la temperatura adecuada en un congelador industrial es de vital importancia para garantizar no solo la conservación óptima de los alimentos y proteger la salud de los consumidores, sino para alargar la vida útil del equipo.