¿A qué temperatura se debe poner la calefacción?

¿Quieres saber a qué temperatura se debe poner la calefacción en invierno? Descubre cómo ajustar tu termostato en este artículo.
Home > Blog > ¿A qué temperatura se debe poner la calefacción?

La calefacción es uno de los elementos fundamentales para mantener el hogar o el lugar de trabajo cálido en invierno. Sin embargo, por desgracia la temperatura de la calefacción también es uno de los factores que más influyen en nuestro consumo y, por lo tanto, en la factura de energía.

Por suerte, si se consigue mantener la temperatura adecuada a lo largo del año, se puede conseguir ahorrar bastante en la factura del gas o de la calefacción eléctrica. Por eso, es fundamental saber a qué temperatura se debe poner la calefacción. 

En este artículo vamos a hablar sobre qué temperatura se debe calentar una vivienda u otros locales y cómo mantenerla estable durante todo el invierno gastando lo menos posible. ¡No te lo pierdas!

¿Influye la temperatura de la calefacción en el consumo?

La calefacción es uno de los elementos que más consume en nuestras viviendas, y el segundo después del aire acondicionado. De hecho, se estima que el 30% del consumo total de energía se destina a mantener la temperatura adecuada en nuestro hogar.

Pero dentro de que la calefacción en sí gasta bastante energía, ya sea eléctrica o de gas, lo cierto es que podemos modular este consumo modificando la temperatura de nuestro termostato. Así, si queremos reducir el consumo y la factura, casi invariablemente tendremos que bajar la temperatura de la calefacción. 

No obstante, no podemos bajarla demasiado para no pasar frío ni tampoco subirla mucho porque entonces, además de calentarnos más de la cuenta, estaremos desperdiciando energía. Por lo tanto, es fundamental conocer a qué temperatura se debe poner la calefacción para no pasar frío y al mismo tiempo ahorrar en nuestros gastos mes a mes.

¿A qué temperatura poner la calefacción para ahorrar?

En general, se recomienda que la temperatura que tratemos de mantener para cualquier tipo de local de interior sea de 21ºC. Sin embargo, en la práctica la viabilidad de esto depende en gran medida de factores como el tipo de calefacción que tengamos, la superficie que tengamos que calentar y lo bien aislado que esté el espacio.

A continuación te dejamos una serie de datos sobre qué temperatura es la más adecuada para diferentes tipos de espacios.

En viviendas

Por lo general, se recomienda calentar una vivienda a 21ºC en las zonas comunes y a 19ºC en el resto de habitaciones. No obstante, esto no siempre es posible o conveniente. En primer lugar, calentar toda la casa a 21ºC supone un consumo muy elevado; y en segundo lugar, muchas veces es preferible tener una temperatura ligeramente más baja para dormir mejor por la noche.

Por otro lado, esta temperatura también podría tener que subir en el caso de contar con estancias muy grandes, con poco aislamiento térmico o en una zona especialmente fría.

Eligenio: Elegir bien, es genial

¿Quieres ahorrar en tu factura de luz y gas? Elegir bien ya tiene nombre: Eligenio
¡Te llamamos!

En comercios y centros de trabajo

En general, puede ser recomendable subir el termostato un par de grados hasta llegar a los 21ºC que recomiendan los expertos para las viviendas y otros espacios similares durante los meses de invierno. Esta temperatura es ideal para la mayoría de personas, y permite ahorrar dinero en la factura a final de mes a la vez que crea un espacio agradable para los trabajadores y consumidores.

En transporte público

En el transporte público, la calefacción también juega un papel fundamental para mantener la comodidad de los usuarios. No obstante, muchas veces esta temperatura suele estar subida excesivamente y termina resultando molesta y hasta incómoda.

Por esta razón, en los últimos años se ha estado trabajando para calentar el transporte público de forma más eficiente y reducir al máximo el consumo de energía. De hecho, se estima que en un tren o autobús la calefacción puede suponer un gasto de entre el 20% y el 30% del total.

A día de hoy, los expertos siguen recomendando una temperatura máxima de 21ºC en el interior de los transportes públicos en invierno.

Cómo mantener la temperatura de la estancia estable

Más allá de bajar el termostato para tratar de ahorrar unos cuantos euros en nuestra factura energética a final de mes, existen otras acciones que podemos tomar para reducir el precio de la misma. A continuación te dejamos con los mejores consejos para que puedas mantener la temperatura de una habitación estable sin tener que subir la calefacción:

  • Cierra las puertas de las habitaciones que no estés utilizando. De esta forma, podrás evitar que el calor se escape de la estancia y tengas que subir la calefacción.
  • Utiliza cortinas o persianas para cubrir las ventanas. De este modo, impedirás que el calor se pierda por ellas.
  • Aprovecha los rayos del sol para calentar la habitación. Si es posible, abre las ventanas durante unos minutos cada día para que entren y así poder aprovechar el calor natural del sol.
  • Mantén la calefacción limpia y en buen estado. De esta forma, podrás evitar problemas de funcionamiento y aumentar su eficiencia.
  • Por supuesto, si crees que estás pagando de más en tu factura de la luz o el gas, puede que te interese considerar la posibilidad de cambiarte a un proveedor de energía que te ofrezca una buena tarifa mes a mes.

Como has podido ver, la temperatura a la que se debe poner la calefacción en nuestro hogar o fuera del mismo depende de muchos factores. No obstante, siguiendo estos consejos y teniendo en cuenta el tipo de espacio al que te enfrentes, podrás calentarlo de forma eficiente y reducir el consumo de energía. ¡Así ahorrarás dinero y podrás contribuir a cuidar el medio ambiente!