¿Cómo funciona la compensación de autoconsumo con excedentes?

La compensación de autoconsumo con excedentes te permite ahorrar en la factura. Aprende aquí en qué consiste y cómo puedes aplicarlo a tu tarifa.
Home > Blog > ¿Cómo funciona la compensación de autoconsumo con excedentes?

¿Qué es el autoconsumo con excedentes?

En primer lugar es necesario comprender a qué nos referimos cuando hablamos de autoconsumo con excedentes.

Se considera autoconsumo a todo aquel sistema, como las placas solares fotovoltaicas y los aerogeneradores, que se utilizan para generar energía eléctrica en hogares y empresas aprovechando los recursos naturales renovables, como la luz solar y la energía del viento.

Estos sistemas tienen un coste inicial de instalación, pero a la larga salen rentables, porque permiten generar energía gratuita en casa, de modo que no se tiene que gastar la de la red eléctrica, ahorrando así en la factura.

Sin embargo, estos sistemas generan energía en función de factores que no se pueden controlar, como la cantidad de luz solar o de viento, así que en muchos casos hay excedentes, es decir, energía generada que no llega a gastarse.

Existen diferentes tipos de autoconsumo en función de qué te permita hacer tu tarifa con estos excedentes. Para poder comprenderlos mejor, es importante seguir el esquema del autoconsumo con excedentes, que se divide en tres tipologías: el autoconsumo acogido a compensación, el autoconsumo sin compensación y el autoconsumo colectivo.

Autoconsumo con excedentes acogido a compensación

Por un lado, el autoconsumo con excedentes acogida a compensación permite al usuario de dicha tarifa aprovechar el excedente de energía generado por el sistema de autoconsumo, como las placas solares fotovoltaicas o el aerogenerador.

La principal ventaja del autoconsumo con compensación de excedentes es que permite ahorrar dinero, ya que toda la electricidad generada por el sistema que no se utiliza se devuelve a la red, y la compañía eléctrica compensa económicamente al cliente descontando esa energía de la factura de la luz.

De este modo, se puede conseguir una factura de luz realmente baja cada mes, amortizando así mucho antes la instalación del aerogenerador o las placas solares mientras, al mismo tiempo, se puede utilizar la energía eléctrica de la red en caso de no tener suficientes recursos naturales a lo largo del año.

Autoconsumo con excedentes sin compensación

Por otro lado podemos encontrar el autoconsumo con excedentes sin compensación. Es importante diferenciar este caso del anterior, ya que hay una gran diferencia en cuanto al tipo de tarifa que debes contratar, además de suponer un ahorro diferente en cada caso.

El autoconsumo con excedentes no acogida a compensación también consta de un sistema de generación de energía, pero en este caso la tarifa contratada con la compañía no permite aprovechar la energía vertida a la red.

Los sistemas de autoconsumo con excedentes que no tienen compensación se suelen instalar en los casos en los que se considera que el consumo energético total de la vivienda o negocio se pueden suplir al completo durante todo el año con los recursos naturales, logrando así una autonomía completa de la red eléctrica. No hay factura de la luz, y un sistema de inversión permite evitar que el exceso de energía se vierta a la red, acumulándose así en baterías para su uso posterior.

Autoconsumo colectivo con excedentes

Por último, también existe el autoconsumo colectivo con excedentes, es decir, el que se da en las instalaciones colectivas de comunidades de vecinos, y que se utilizan por lo general para suplir el consumo energético de las zonas comunes del edificio, como los ascensores o las luces.

Algunas tarifas de compañías eléctricas permiten aprovechar estos excedentes vertidos a la red eléctrica y descuentan la cantidad de energía de la factura, mientras que en otros casos también se puede optar por una instalación sin compensación, en la que todo el consumo energético del edificio se pueda asumir sin problemas mediante un aerogenerador o unas placas solares, consiguiendo así una independencia total de la compañía eléctrica.

Eligenio: Elegir bien, es genial

¿Quieres ahorrar en tu factura de luz y gas? Elegir bien ya tiene nombre: Eligenio
¡Te llamamos!

En la mayoría de casos, sin embargo, siempre es recomendable contratar una tarifa que permita la compensación de excedentes, ya que así se evitarán problemas derivados de los cambios climáticos que permitan que todos los sistemas del edificio funcionen correctamente.

Requisitos para acceder a la compensación por excedentes

Para poder acceder a la compensación por excedentes es importante asegurarse antes de cumplir con todos los requisitos necesarios.

El primer paso imprescindible para poder acceder al autoconsumo fotovoltaico con excedentes es tener instalado algún sistema, como los paneles solares, que permita aprovechar la energía de los recursos naturales. Si ya lo tienes instalado en tu hogar, edificio, comunidad de vecinos o negocio, o estás pensando en instalar uno, debes cumplir los siguientes requisitos para poder contratar una tarifa que permita la compensación:

  • La potencia máxima de la instalación será en todo caso menor o igual a 100 kW.
  • La fuente de energía del sistema instalado debe ser renovable, como la solar o la eólica.
  • Se debe firmar un contrato de compensación de excedentes para que el proceso sea completamente legal.
  • El consumidor solo puede tener un contrato con una sola comercializadora energética.
  • La energía generada como excedente solo puede servir para descontar el precio de la factura energética, pero nunca para generar beneficios, ya que no es una actividad económica. Esto significa que la factura puede ser igual a cero, pero nunca puede salir a deber al consumidor.

¿Es mejor la compensación o venta de excedentes?

Además de lo que te hemos contado, también existe la posibilidad de realizar el autoconsumo con venta de excedentes, es decir, ahora sí, obteniendo una compensación económica positiva por el exceso generado, ya que en este caso sí se considera una operación comercial.

La elección entre compensación o venta dependerá de cada caso. En los hogares y comunidades de vecinos, por ejemplo, el consumo será pequeño, la instalación no generará un gran excedente, y es necesario un consumo constante, así que es más rentable la compensación.

Sin embargo, en el caso de naves industriales o negocios que vayan a tener períodos en los que estén generando energía sin consumirla, por ejemplo durante los fines de semana, podría ser más rentable vender el excedente de energía, ya que a largo plazo permitirá generar más dinero del que se ahorraría mediante una compensación en la factura de la luz.