¿Cómo mantener la temperatura ideal en casa?

Mantener la temperatura ideal en casa es una forma excelente de ahorrar dinero, cuidar el medio ambiente e incluso prevenir enfermedades.
Home > Blog > ¿Cómo mantener la temperatura ideal en casa?

Si quieres librarte de todos estos inconvenientes sigue leyendo y descubre cuál es la temperatura de confort ideal que debes tener en casa.

La temperatura confort en casa cuando hay niños pequeños

Para establecer la temperatura de confort en casa hay que tener en cuenta el orden de prioridades, y los más pequeños siempre son los más afectados.

Según las recomendaciones de los pediatras una temperatura ideal para bebés y niños pequeños sería de entre 22 y 24 grados durante el día y de 18 a 20 grados durante la noche. Esto se debe a que ellos pierden calor más rápidamente y necesitan algún grado extra.

La temperatura ideal en casa según la época del año

Es bastante habitual pasarse de calor en invierno y de frío en verano, utilizando para ello radiadores, calentadores o aparatos de aire acondicionado, elevando así en gran medida el consumo de luz. Pero ¿cuál es la temperatura ideal en casa según la época del año?

Temperatura ideal en casa en invierno

La temperatura ideal en casa en invierno es de 21 grados centígrados, aunque se puede permitir una pequeña variación si hay niños en la casa o si las personas que viven en ella tienen una sensación térmica algo más baja de lo normal.

Para lograr esta temperatura, teniendo en cuenta que hace frío en el exterior, habrá que compensar con la calefacción, pero si se logra un buen aislamiento de puertas y ventanas el gasto se reduce considerablemente.

Eligenio: Elegir bien, es genial

¿Quieres ahorrar en tu factura de luz y gas? Elegir bien ya tiene nombre: Eligenio
¡Te llamamos!

Temperatura ideal para una casa en verano

Por otro lado, la temperatura ideal para una casa en verano sigue siendo de entre 20 y 21 grados centígrados. Si baja un poco de forma natural porque la casa es muy eficiente no pasa nada, pero no se debería forzar una bajada de temperaturas con el aire acondicionado.

Hay que tener en cuenta que 20 grados en verano ya suponen una temperatura agradable, en contraste con los más de 30 que puede haber en el exterior. Por ello, para compensar, la temperatura ideal del aire acondicionado en verano en casa debe ser de entre 18 y 20 grados, y solo debe estar encendido hasta alcanzar la temperatura deseada.

¿Cómo influye la humedad en la temperatura confort en casa?

La humedad es otro factor que puede afectar a la sensación térmica. La temperatura y humedad ideal en casa es una combinación de 21 grados centígrados y entre el 40 y el 50 por ciento de humedad.

Existen aparatos para medir la humedad, pero normalmente se puede notar cuando un ambiente es demasiado seco, en cuyo caso puede suponer problemas respiratorios, o cuando es demasiado húmedo, donde pueden proliferar libremente hongos, ácaros y bacterias.

Si mantienes una humedad relativa del 40% o 50% podrás tener una temperatura ideal dentro de casa sin una sensación térmica desagradable.

Cómo tener la temperatura y humedad ideal en casa

Para conseguir la temperatura ideal en casa para dormir o para el día a día es importante que tengas en cuenta varios factores.

El uso de la calefacción y el aire acondicionado es el principal, porque con estos complementos puedes regular con bastante libertad la temperatura ambiental. Utilízalos solo cuando sea necesario para lograr 21 grados de media.

Por otro lado, también es importante el aislamiento de puertas y ventanas. Hay hogares que son más eficientes que otros porque aprovechan mejor la luz solar u ofrecen un mejor aislamiento. En ese caso lo mejor es adaptarse a tus necesidades y a tus posibilidades.

Por último, para ajustar la humedad también puedes llevar a cabo varias rutinas. Si el ambiente es demasiado seco puedes instalar un humidificador que regule la humedad. Si hay demasiada humedad en el ambiente puedes instalar un depurador de aire, aunque la mejor opción siempre va a ser ventilar abriendo las ventanas cuando sea posible, sobre todo en verano.