Home > Blog > Huella de carbono: qué es y cómo reducirla

Huella de carbono: qué es y cómo reducirla

Aquí vas a poder encontrar toda la información que necesitas saber acerca de la huella de carbono, qué es y algunos consejos para reducirla.

¿Qué es la huella de carbono?

La huella de carbono nace como un indicador ambiental que permite cuantificar y reflejar la totalidad de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) emitidos por efecto directo o indirecto de un individuo, organizaciones, productos, eventos o regiones geográficas.

Esta huella de carbono es una herramienta muy útil para gestionar y conocer las conductas o acciones que están contribuyendo a aumentar las emisiones, permitiendo así que podamos mejorar este aspecto y realizar un uso más eficiente de los recursos.

De esta forma el impacto ambiental se mide mediante un inventario de emisiones de GEI o un análisis de ciclo de vida según la tipología de huella, siguiendo normativas internacionales reconocidas que miden los resultados en masa de CO2 equivalente. Es entonces cuando se conoce el tamaño y la huella que se puede poner en marcha una estrategia de reducción o compensación.

Desde el año 1990 las emisiones globales de dióxido de carbono han aumentado casi un 50% según datos de las Naciones Unidas. Es por esto que conocer la huella de carbono es muy importante para adoptar medidas urgentes contra el cambio climático. Reducir o eliminar drásticamente los gases de efecto invernadero generados a partir de la actividad humana es una de las soluciones que la sociedad puede implementar para frenar las drásticas consecuencias del cambio climático.

Tipos de huella de carbono

En la actualidad se pueden diferenciar entre varios tipos de huella de carbono: la huella de carbono personal, la huella de carbono de empresas y la huella de carbono de un producto, todas ellas muy dispares y con diferentes niveles de impacto.

Huella de carbono personal

Se denomina huella de carbono personal a la herramienta que permite al individuo evaluar y calcular con precisión las emisiones de gases de efecto invernadero inducidas por sus acciones cotidianas.

Mediante una calculadora se pueden conocer todas las actividades dañinas que realiza el individuo, midiendo su factura anual de gas, el consumo eléctrico, su kilometraje de avión y automóvil aproximado, su consumo de alimentos, productos y servicios… todo esto con la finalidad de realizar un cálculo aproximado de las acciones resultantes que contribuyen al aumento de emisiones de efecto invernadero.

Huella de carbono de empresas

La huella de carbono de una empresa permite llevar a cabo un registro de la totalidad de los gases de efecto invernadero (GEI) producidos por dicha empresa. Por lo general el cálculo de la huella de carbono de una organización o empresa se lleva a cabo mediante la recolección de los datos recopilados durante un año natural

En este sentido, a nivel de una empresa la huella de carbono aporta credibilidad y valor a la cooperativa, ya que le permite desmarcarse de la competencia al poder ofrecer un producto o servicio más sostenibles. 

¿Es obligatorio el registro de huella de carbono para las empresas?

Reducir las emisiones de forma voluntaria fue un gran objetivo que el registro público de ámbito nacional cedió a las empresas y organizaciones que quisieran comunicar su huella de carbono corporativa o de organización. No obstante, tras la Disposición Final Duodécima de la Ley 7/2021 de Cambio Climático y Transición Energética, este hecho pasará a ser obligatorio para un gran número de empresas y compañías.

Las empresas que resulten obligadas al cálculo de su huella de carbono estarán obligadas a elaborar y publicar su plan de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero con un objetivo cuantificado de reducción en un horizonte temporal de cinco años.

Huella de carbono de producto

Por último, la huella de carbono de un producto recoge el ciclo de vida total de un producto, desde que se extrae la materia prima, su fabricación, transporte, distribución, uso hasta el final de su vida útil y su gestión como residuo (si es reciclado o depositado).

Saber con ciencia cierta la huella de carbono de un producto hace posible realizar elecciones de aquellos productos más sostenibles y respetuosos con el medio ambiente y que, de esta forma, los usuarios pueden realizar elecciones más sostenibles para contribuir con el proceso de descarbonización.

Tu idea más genial: ahorrar con Eligenio

¿Sabes que nuestro comparador te ayuda a ahorrar en luz y gas? ¡Qué bien sienta poder elegir!
¡Te llamamos!

Cómo reducir la huella de carbono

Hoy en día existen muchos pequeños cambios que podemos implementar en la rutina de nuestro día a día para marcar la diferencia en la huella de carbono que creamos con nuestros hábitos de consumo a largo plazo.

En lo que concierne a la alimentación, optar por consumir más productos locales y de temporada es una buena forma de contribuir al cambio. También lo es limitar en la medida que sea posible el consumo de carne de vacuno y consumir más pescado. Al igual que hacer uso de bolsas de compra reutilizables y evitar los productos con embalajes de plástico de un solo uso.

Respecto al consumo de la moda, cuidar bien la ropa para alargar su vida útil es una buena forma de no promover el fast fashion. Además, vender o comprar ropa de segunda mano también contribuye al consumo responsable.

Otras formas de reducir la huella de carbono que están al alcance de tu mano es hacer un mayor uso del transporte público o la bicicleta y no abusar tanto del coche. Pero también hay cambios que puedes realizar en tu propia casa, como bajar la calefacción 1ºC, no dejar correr al agua mientras friegas o te lavas los dientes, desenchufar los aparatos electrónicos siempre que no los vayas a necesitar, etc.

Con estos pequeños cambios en tu rutina diaria estarás contribuyendo a que el objetivo de lograr un mundo mejor sea posible.