La rehabilitación de edificios y su influencia en la eficiencia

La rehabilitación de edificios es una práctica común para restaurar partes dañadas o envejecidas que necesitan un lavado de cara
Home > Blog > La rehabilitación de edificios y su influencia en la eficiencia

Sin embargo, lo que no mucha gente sabe es cómo influye la rehabilitación de edificios en la eficiencia energética, algo que a medio y largo plazo puede suponer un importante ahorro en las facturas de la luz y el gas.

¿Qué es la rehabilitación de edificios?

La rehabilitación de edificios consiste en la restauración, por parte de equipos de arquitectos y obreros especializados, de una vivienda o bloque de viviendas, con la intención de devolver su estructura a un estado previo más seguro o de remodelar algún aspecto que por motivos estéticos o de seguridad deba ser modernizado.

Existen muchos tipos de rehabilitación, ya que esta puede ser parcial o total, y se puede llevar a cabo en el interior, en el exterior, en un bloque entero, una vivienda o un local comercial. Cuanta mayor parte de edificio se restaure mayores serán las consecuencias para la eficiencia energética.

¿En qué consiste una rehabilitación integral de edificios?

La forma más útil es la rehabilitación integral de edificios, en la que se reconstruyen todas aquellas partes del edificio que no constituyen la estructura principal, aunque a veces esta también se ve afectada para mejorar su nivel de seguridad y eficiencia.

Objetivos de la rehabilitación de edificios

La rehabilitación de edificios antiguos se lleva a cabo cada día en una gran cantidad de bloques de viviendas en España. Es una actividad que nunca cesa, porque todos los edificios necesitan, tarde o temprano, una revisión para evitar que las zonas más viejas se vuelvan inseguras. Los principales objetivos de la rehabilitación de edificios son los siguientes:

  • Mejorar el nivel de seguridad: en los edificios antiguos puede haber partes que se desprendan con facilidad, lo cual supone un peligro para la salud tanto de sus habitantes como de los peatones que caminen cerca del edificio.
  • Modernización: la rehabilitación de un edificio también puede tener una motivación estética, ya que mejora su aspecto exterior e interior haciendo más agradable la convivencia, aunque no es su beneficio principal.
  • Aumentar la utilidad: mejorando la eficiencia energética o eliminando barreras arquitectónicas, con la rehabilitación de edificios se logra que la vida sea mucho más sencilla y práctica para todo el mundo que los use.

Pasos para llevar a cabo la rehabilitación de edificios antiguos

La rehabilitación y restauración de edificios antiguos es un proceso delicado, sobre todo si las fachadas contienen elementos históricos.

Lo primero que hay que hacer, por lo tanto, es asegurarse de cumplir en todo momento con las leyes de Patrimonio Histórico. Si el caso está aprobado, o no se trata de una fachada histórica, se puede proceder según los siguientes pasos:

  • Estudio previo: un experto o grupo de expertos deben analizar el estado del edificio para determinar si necesita una rehabilitación y, en caso afirmativo, qué partes son las que se deben restaurar, o si directamente se debe solicitar una rehabilitación integral.
  • Elaboración del proyecto: en esta fase se determina con detalle y con ayuda de un arquitecto cómo se va a llevar a cabo la rehabilitación, cuánto tiempo durará, qué recursos se van a utilizar y cuál será el nuevo aspecto del edificio.
  • Presupuesto: la empresa u organización encargada de llevar a cabo la rehabilitación pasa el presupuesto a la comunidad de vecinos o a la persona responsable de ese edificio para que valore si puede hacer frente a los gastos o si prefiere solicitar un nuevo presupuesto.
  • Trámites burocráticos: tras la aprobación del presupuesto es necesario pedir la licencia a la Concejalía de Urbanismo correspondiente.
  • Ejecución: durante las semanas o meses siguientes, dependiendo del tipo de rehabilitación que se haya acordado en el proyecto, los obreros trabajan bajo la supervisión de arquitectos y aparejadores profesionales para asegurar que el resultado es óptimo y el nuevo edificio es completamente seguro.

Eligenio: Elegir bien, es genial

¿Quieres ahorrar en tu factura de luz y gas? Elegir bien ya tiene nombre: Eligenio
¡Te llamamos!

Consecuencias de edificios que necesitan rehabilitación energética

Las consecuencias de edificios que necesitan rehabilitación energética son varias.

Para empezar, un edificio antiguo no solo puede no ser seguro, sino que además, normalmente, tampoco son nada eficientes en cuanto al consumo energético, ya que las instalaciones eléctricas son rudimentarias y el aislamiento térmico y sonoro suele ser de muy baja calidad.

Al rehabilitar un edificio antiguo se obtiene una serie de beneficios que afectan a corto o largo plazo a los habitantes del mismo.

El primero y más obvio es una mejora en la seguridad y en la habitabilidad del edificio, que pasará a ser más seguro. Sin embargo, lo que más nos importa aquí es la mejora considerable de la eficiencia energética.

Mediante la rehabilitación integral de edificios se consigue que el aislamiento sea mucho mejor, las instalaciones eléctricas pasarán a estar modernizadas y, si se establece así en el proyecto, se pueden llegar a instalar novedades como paneles solares o sistemas de recogida de agua natural que permitan ahorrar en el gasto de las comunidades y las viviendas.

¿Cuáles son las ayudas para obras de rehabilitación de edificios y viviendas?

Si crees que tu edificio necesita una restauración integral pero no sabes si tu comunidad podrá hacer frente a los gastos, debes saber que existen ayudas para obras de rehabilitación de edificios y viviendas.

Estas ayudas, lanzadas por el Ministerio de Fomento, pueden llegar a cubrir el 100% de los gastos de la obra si se justifican debidamente.

El Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia de la Economía, en el cual se incluyen estas ayudas, se extiende entre 2021 y 2023, y está vigente en todo el territorio nacional.

En el caso de viviendas unifamiliares estas deben haber sido construidas antes de 1996 y tienen que constituir el domicilio habitual del núcleo familiar, aportando además el informe técnico de mejora.

Para los edificios comunitarios se mantiene la fecha, anterior a 1996. En este caso al menos la mitad de las viviendas deben ser domicilio habitual y el 70% de la construcción debe ser sobre rasante. De nuevo, el informe técnico de mejora anterior a la fecha de solicitud será necesario para llevar a cabo la rehabilitación de edificios.