¿Cuántos tipos de calderas existen en el mercado?

¿Quieres saber cuántos tipos de calderas existen en el mercado? En este artículo repasamos las principales alternativas de hoy en día.

Las calderas son equipos fundamentales en cualquier hogar. Su función es transformar en energía térmica la energía eléctrica o distintos tipos de combustible, de forma que se pueda utilizar para producir agua caliente sanitaria, calefacción o climatización. 

Sin embargo, a pesar del papel tan importante que juegan en nuestros hogares, muchas personas todavía tienen dudas sobre qué clases de calderas existen en el mercado y las principales diferencias que existen entre ellas.

En este artículo vamos a hablar sobre las principales clases de calderas en función de factores como el tipo de combustible que utilizan o su sistema de funcionamiento, así como de sus ventajas e inconvenientes. ¡No te lo pierdas!

Tipos de calderas según combustible

El primer factor a tener en cuenta para clasificar las calderas es el tipo de combustible que utilizan. En función de esto, podemos diferenciar entre los siguientes tipos.

Calderas eléctricas

Como su propio nombre indica, son aquellas que utilizan energía eléctrica para funcionar.

Su principal ventaja es que son muy fáciles de usar, ya que no requieren de ningún tipo de instalación especial ni tampoco de una conexión a la red de gas. 

Por otro lado, su principal inconveniente es que pueden llegar a ser más caras de usar que otras calderas, ya que la electricidad es un tipo de energía relativamente costosa, sobre todo en comparación con otras alternativas más modernas.

Calderas de gas

Las calderas de gas funcionan utilizando como combustible el gas natural, butano o propano. Dependiendo de cuál sea la clase de quemante exacto que usen, podemos encontrarnos con distintas ventajas y desventajas.

Caldera de gas butano

El butano es un tipo de gas muy utilizado en el hogar, tanto para la cocina como para la calefacción.

Su principal ventaja respecto a otras clases de gases es que su precio es relativamente bajo, por lo que puede ser una buena opción si estamos buscando ahorrar en nuestra factura. 

Por otro lado, el butano tiene la desventaja de que no es muy eficiente energéticamente hablando, lo cual puede suponer un mayor coste a largo plazo.

Caldera de gas propano

El propano es otro tipo de gas natural que se utiliza comúnmente en el hogar. Al igual que el butano, su principal ventaja es su bajo precio inicial. No obstante, a diferencia del butano, el propano es un tipo de gas mucho más eficiente y que puede llegar a durar hasta el doble. 

Por supuesto, esta mayor eficiencia tiene su precio y es que las calderas de gas propano son algo más caras de adquirir e instalar. Por lo tanto, debemos valorar si realmente vale la pena pagar un precio más alto inicialmente a cambio de un ahorro a largo plazo.

Caldera de gas natural

El gas natural es el tipo de combustible que se utiliza en las calderas más eficientes del mercado. Su principal ventaja respecto a otros tipos de gases es precisamente su alta eficiencia, lo cual se traduce en un menor coste de funcionamiento y mantenimiento. 

Por otro lado, el único inconveniente que podemos encontrarle es que su precio inicial es algo más elevado, aunque como ya hemos mencionado, este mayor coste se compensa con creces en el largo plazo.

Eso sí, a día de hoy estas calderas pueden llegar a tener algunos problemas debido al encarecimiento del gas natural en el mercado internacional, aunque es de esperar que su precio disminuya poco a poco con el tiempo hasta estabilizarse de nuevo.

Calderas de biomasa

Otra de las clases de calderas que podemos encontrar en el mercado son las de biomasa. A diferencia de los otros tipos que hemos visto hasta ahora, las calderas de biomasa utilizan como combustible materiales orgánicos como la madera o el pellet.

Su principal ventaja respecto a otros tipos de calderas es que pueden ser mucho más ecológicas, ya que utilizan un tipo de combustible natural y renovable. 

Por supuesto, esta ventaja también tiene su lado negativo y es que el precio del combustible puede ser algo más elevado, aunque en general se trata de una inversión a largo plazo. Además, en ocasiones pueden llegar a ser más contaminantes que las de otros tipos, como las de gas natural; pero esto depende mucho del modelo y del combustible exacto que se use.

Calderas de gasoil

Por último, también podemos encontrar calderas de gasoil en el mercado. Aunque las de este tipo son un poco menos comunes, suelen ser muy populares en zonas rurales o en aquellas casas que no están conectadas a la red eléctrica.

La principal ventaja de las calderas de gasoil es que son muy eficientes y tienen un precio relativamente bajo. Por otro lado, el único inconveniente que podemos encontrarles es que requieren de una instalación algo más complicada y costosa.

Eligenio: Elegir bien, es genial

¿Quieres ahorrar en tu factura de luz y gas? Elegir bien ya tiene nombre: Eligenio
¡Te llamamos!

Tipos de calderas según sistema de funcionamiento

Otro aspecto a tener en cuenta a la hora de comprar una caldera es el tipo de funcionamiento que tenga. Aunque en general todas las calderas sirven para lo mismo, existen algunos tipos que son más eficientes que otros.

Calderas de gas de condensación

Las calderas de gas de condensación son un tipo muy popular y cada vez más utilizado en el hogar. Su principal ventaja respecto a otras clases es que su sistema permite recuperar el calor del agua de escape, lo cual se traduce en un ahorro energético. 

Si optas por un modelo de este tipo, a largo plazo el ahorro puede ser significativo, por lo que muchas veces merece la pena invertir un poco más en una buena caldera de condensación.

Calderas estancas

Otro tipo de caldera que podemos encontrar son las llamadas calderas estancas. Aunque el funcionamiento de este tipo de calderas es similar al de las anteriores, su principal ventaja es que no requieren de una chimenea para funcionar.

Por lo tanto, son perfectas para aquellos hogares en los que no se puede instalar una chimenea o en los que el espacio es muy limitado. Aunque el precio inicial puede ser algo más elevado, a largo plazo estas calderas suelen ser mucho más económicas y eficientes.

Calderas con quemador atmosférico

Las calderas de quemador atmosférico tienen la peculiaridad de que extraen el oxígeno que usan para quemar su combustible directamente del ambiente, por lo que tienden a ofrecer una eficiencia energética ligeramente superior al de otros tipos de modelos.

¿Cuál es el tipo de caldera más eficiente?

Aunque como hemos visto existen otros tipos de calderas, en general las de gas son la opción más eficiente y, por tanto, la mejor alternativa para la mayoría de los propietarios de viviendas. 

Sin embargo, antes de tomar cualquier decisión en este sentido te recomendamos que estudies todas las alternativas y compares los diferentes modelos que te interesen para poder escoger la que más se adapte a tu caso concreto.

Consejos para elegir el mejor tipo de caldera

Si estás buscando una nueva caldera para tu hogar, te recomendamos que tengas en cuenta los siguientes aspectos:

  • Estudia todas las opciones y compara precios.
  • Ten en cuenta el tipo de combustible que vas a usar.
  • Infórmate bien sobre el tipo de funcionamiento de la caldera.
  • Asegúrate de elegir un modelo que se adapte a las necesidades específicas de tu hogar.
  • Escoge una tarifa energética que te permita ahorrar el máximo posible mes tras mes.

Si sigues estos consejos, podrás elegir la caldera perfecta para ti y ahorrarás dinero en tu factura de energía.