Home > Glosario > Batería

¿Qué es y cómo funciona una batería?

Las baterías o acumuladores eléctricos son dispositivos cuya función es convertir la energía química almacenada en corriente eléctrica continua, lo que permite que sirvan para alimentar todo tipo de circuitos eléctricos, siempre dependiendo de su potencia y tamaño.

Este dispositivo consta de dos o más celdas electroquímicas y, en cada una de estas celdas, se encuentra un electrodo negativo (ánodo), un electrodo positivo (cátodo) y los electrolitos, siendo estos los que hacen posible que exista un flujo eléctrico hacia el exterior de la batería, alimentando el circuito eléctrico. 

 

¿Cuál es el origen de la batería?

El origen de la batería eléctrica se remonta al siglo XIX. Este dispositivo nació el año 1800 de la mano del químico y físico italiano Alessandro Volta. 

Tras Volta, muchos otros físicos construyeron su propia versión de la esa pila primigenia, hasta que en el año 1887 se fabrica industrialmente la primera pila para ser comercializada basada en un modelo del científico e inventor alemán Carl Gassner.

 

Tipos de baterías

Actualmente existen muchos tipos de baterías, cuyas funciones y sus elementos de fabricación son muy distintos. A continuación vamos a explicarte los tipos de baterías eléctricas más comunes.

Baterías alcalinas

Las baterías alcalinas son de mediana duración y con una composición desechable. Su uso está asociado a componentes electrónicos de la vida cotidiana como radios, linternas, cámaras, etc. Estas baterías cuentan con diferentes modelos que se clasifican por tamaño y que van desde los más frecuentes como AA, AAA, C, D hasta otros más singulares como pueden ser J, N, A23 o AAAA.

Baterías de ácido-plomo

Estas baterías de ácido-plomo son utilizadas con frecuencia como batería de arranque en motores de vehículos y motocicletas. Están compuestas por seis celdas conectadas en serie con un voltaje de 12v. Los dos modelos más comunes son las baterías VLA (los electrodos están sumergidos en electrolito líquido) y las VRLA (el electrolito está inmovilizado en un separador absorbente).

Baterías de níquel

Este tipo de batería de níquel es un producto que nació de la necesidad de reemplazar las baterías de ácido y plomo. Estas baterías se dividen en tres tipos: 

 

  • Ni-Cd (Níquel – Cadmio) es el modelo más común debido a su uso en portátiles y teléfonos móviles.
  • Ni-Fe (Níquel -Hierro) cuyo uso se reserva a cámaras fotográficas, juguetes o radios.
  • Ni-MH (Níquel – Hidruro  metálico) modelo que se utiliza en dispositivos electrónicos portátiles y vehículos híbridos o de propulsión eléctrica.

 

Baterías de iones de litio

Las baterías de iones de litio destacan por su alta densidad energética, su bajo efecto de memoria y buen rendimiento. Son usadas en aparatos electrónicos de reducido tamaño, como tablets, portátiles o teléfonos móviles. Su único defecto es que contienen elementos muy inflamables, por lo que al tener que incorporar en ellas elementos de seguridad, su coste es más elevado.

 

Baterías de polímero de litio

Estas baterías contienen una tasa de descarga y una densidad de energía óptimas. Al igual que las baterías de iones de litio, también pueden sobrecalentarse debido a su composición, por lo que es imprescindible mantener esta batería lejos de sustancias inflamables.

 

Eligenio: Elegir bien, es genial

¿Quieres ahorrar en tu factura de luz y gas? Elegir bien ya tiene nombre: Eligenio
¿Quieres ahorrar en tu factura?