¿Cómo conducir un coche eléctrico y mejorar su autonomía?

Si quieres saber cómo sacar un mayor partido a tu coche eléctrico, en este post te daremos todas las claves para mejorar su autonomía.
Home > Blog > ¿Cómo conducir un coche eléctrico y mejorar su autonomía?

Mejorar autonomía coche eléctrico: Recomendaciones y consejos

Cada día los fabricantes consiguen que los vehículos eléctricos sean más eficientes. Si bien es cierto que muchos modelos actuales cuentan con modos de conducción de ahorro energético o ‘eco’, el principal problema al que se enfrentan los conductores de coches eléctricos es la escasa autonomía con la que cuentan estos vehículos, siendo por lo general solo de 300 km. 

Lograr aumentar la autonomía del coche eléctrico es posible, no obstante, para conseguir esto es imprescindible tener en cuenta de qué forma conducimos nuestros coche eléctrico, pues no seguir unos pasos adecuados en la conducción de nuestro vehículo eléctrico puede influir de manera negativa a su consumo y, con ello, disminuir mucho más rápido su autonomía.

Conducir de la forma más correcta y eficiente es la mejor opción para conseguir maximizar la energía de la batería y, con ello, aumentar también la autonomía del coche eléctrico y reducir su consumo visiblemente. Por eso, a continuación vamos a proporcionarte algunos consejos y recomendaciones que te ayudarán a aumentar considerablemente la autonomía de tu vehículo eléctrico. 

Mantener velocidad constante

Una de las claves para ahorrar en la autonomía de tu vehículo eléctrico es mantener, en la medida de lo posible, una velocidad constante. 

Al contrario que los coches de combustión, en los vehículos eléctricos no existe la opción de viajar con marchas, ya que su sistema está automatizado. La ventaja con la que cuentan los coches eléctricos es que su motor cuenta con un menor rozamiento, lo que logra mantener y prolongar la inercia mucho más tiempo, por lo que aprovechar estas inercias logra que el vehículo pueda circular sin consumir tanta energía derivada del motor.

Es por esto por lo que poner en práctica la conducción a una velocidad constante y aprovechar al máximo posible la inercia, tratando de evitar en lo posible el cambio de velocidad en carretera, es una buena forma de aumentar la autonomía notablemente.

Evitar frenazos y acelerones

Conducir de forma suave y tranquila es otra clave importante en la búsqueda de la eficiencia de la autonomía del coche eléctrico. 

En los coches eléctricos es imprescindible aprender a controlar debidamente el acelerador para evitar dar acelerones o frenazos bruscos y no gastar energía de forma totalmente innecesaria. Lo ideal cuando se necesita frenar rápido o se detecta un obstáculo en la vía urbana es levantar suavemente el pie del acelerador para evitar la frenada brusca a toda costa, ya que gasta una mayor energía del motor.

Esto se debe principalmente a que, cuando se frena de golpe, es necesario gastar más energía para volver a alcanzar la velocidad que se tenía originalmente, algo que se puede evitar con una conducción más inteligente y eficiente. Se evitará así también desgastar las piezas del coche, logrando que dure en mejor estado durante más tiempo.

Además de evitar acelerones y frenazos bruscos, contar con el sistema de conducción modo Eco también es una buena forma de disminuir el gasto energético y optimizar a su vez la autonomía del coche eléctrico.

Respetar la distancia de seguridad

Esta clave es fundamental cuando conduces cualquier vehículo, sea eléctrico o no. Y es que mantener una distancia de seguridad apropiada es imprescindible para evitar frenazos indeseados, e incluso prevenir accidentes.

Contar con una anticipación y distancia de seguridad apropiadas no solo permiten una conducción de tu vehículo eléctrico mucho más eficaz sino que también es indispensable para notar con la debida antelación cualquier obstáculo repentino que pueda aparecer en la carretera, evitando así reaccionar repentinamente y de forma brusca.

Frenada regenerativa

Como quizás ya sabes si tienes un coche eléctrico, estos modernos vehículos cuentan con un sistema de freno regenerativo.

Aprovechar los beneficios de la frenada regenerativa es una forma muy inteligente de contribuir al aumento de la autonomía del coche eléctrico, ya que al pisar el pedal de freno el calor que se desprende de las frenada se convierte en energía para las baterías.

La particularidad de este sistema es que no solo se activa cuando pisas el acelerador, sino también cuando lo sueltas y reduce su velocidad progresivamente haciendo uso del freno del motor, reteniendo toda la energía liberada en la batería gracias a su suave sistema de frenado. 

Gracias a esta frenada regenerativa se obtiene un gran ahorro energético y, al mismo tiempo, también evitas un imparable desgaste en tus neumáticos por el uso indiscriminado de los frenos.

Escoger la ruta más eficiente

Uno de los últimos consejos que vamos a proporcionarte quizá nunca lo hayas tenido en cuenta antes, pero te aseguramos que si lo pones en práctica te será de mucha ayuda a la hora de prolongar la vida de la autonomía de tu vehículo eléctrico.

Eligenio: Elegir bien, es genial

¿Quieres ahorrar en tu factura de luz y gas? Elegir bien ya tiene nombre: Eligenio
¡Te llamamos!

Planificar la ruta más eficiente y rápida en tus viajes puede parecer algo muy simple, pero programar la forma más rápida para llegar a nuestro destino es una forma bastante eficiente de ahorrar energía. Para ello, contar con la ayuda del GPS es fundamental, ya que siempre marcará la ruta más rápida, indicando incluso posibles atascos y obras, y esto hará que el coche recorra menos kilómetros, y por lo tanto, consuma mucha menos energía.