Home > Blog > ¿Es rentable un coche eléctrico?

¿Es rentable un coche eléctrico?

¿Te preguntas si es rentable un coche eléctrico en comparación con uno de combustible tradicional? Lo revisamos en este artículo.

¿Cuáles son los gastos de comprar un coche eléctrico?

El auge de los coches eléctricos es indudable. En los últimos años, esta alternativa de movilidad ha llegado a diferentes países del mundo, convirtiéndose en un gran aliado en el reto de reducir las emisiones de gases invernadero en las grandes ciudades y la preservación del medioambiente. A nivel global, la venta de vehículos eléctricos ha aumentado durante el primer trimestre de 2022 un 120 % con respecto al año pasado, según datos de EV Volumes. No es de extrañar que, en este contexto, cada vez más personas se planteen adquirir un coche eléctrico, al tiempo que surgen dudas sobre su funcionamiento, eficacia y rentabilidad.

Repasamos aquí las principales razones por las que es rentable un coche eléctrico.

Valor de compra

El precio de compra de un coche eléctrico es uno de los principales frenos a la hora de adquirir este tipo de vehículos. Y es que siguen siendo significativamente más caros que sus homólogos de gasolina. En España, los precios parten desde los 20.000 euros y, a día de hoy, prácticamente todas las marcas de referencia ofrecen su propio modelo híbrido y/o eléctrico, por lo que la variedad es muy amplia.

Gastos de mantenimiento

Los gastos de mantenimiento de los coches eléctricos son inferiores a los de combustión. Y es que la mecánica es más sencilla y requiere de menos componentes, por lo que el desgaste también es menor. 

Como en el resto de vehículos, también necesitan cambios de componentes cada cierto tiempo, entre los que encontramos por ejemplo; la correa de distribución, parte vital del motor que ayuda a distribuir la energía mecánica entre un piñón de arrastre y otro arrastrado. Su vida útil es de aproximadamente 8 años o 120 000 km y puede variar dependiendo del desgaste que reciba.

También es recomendable reemplazar el filtro de aire del habitáculo cada 2 o 3 años, sin contar además la revisión del líquido de sistema de frenos cada 2 años y el mantenimiento del aire acondicionado cada 6.

Y sin olvidarnos de la batería, que suelen tener un ciclo de vida de unos 8 años o 150 000 km, lo que equivale a, aproximadamente, 3000 ciclos de carga. Esta parte es, sin duda, el gasto más significativo de mantenimiento de los coches eléctricos.

Tu idea más genial: ahorrar con Eligenio

¿Sabes que nuestro comparador te ayuda a ahorrar en luz y gas? ¡Qué bien sienta poder elegir!
¡Te llamamos!

Seguros

Ya hay seguros específicos para vehículos eléctricos con coberturas adaptadas como la recarga in situ o el remolque en caso de que se agote la batería en carretera. Los precios oscilan en función del tipo de protección que elijas, pero por lo general no varían de manera significativa con respecto a los modelos convencionales.

Gastos en aparcamiento

El aparcamiento de este tipo de vehículos supone un ahorro, más que un gasto, sobre todo en comparación con los coches de combustión tradicional. Y es que en las ciudades, los eléctricos tienen ventajas como el aparcamiento gratuito en zonas reguladas (ORA) o la posibilidad de recarga pública en según qué lugares, como centros comerciales o parkings de acceso gratuito. Del mismo modo, tienen permitido acceder a los centros de las ciudades sin restricciones, dada sus bajas emisiones.

Instalación de punto de recarga en vivienda habitual

Instalar un punto de recarga en casa es uno de los gastos que hay que tener en cuenta a la hora de optar por un vehículo eléctrico. Aunque hay cada vez más posibilidades de carga en espacios públicos, tenerlo también en casa es extremadamente práctico. En función del tipo de vivienda se debe instalar en el garaje comunitario con el permiso de la comunidad de vecinos o en uno privado. Los precios suelen oscilar entre los 1000 y 2000 euros, que dependerá, en gran medida, del tipo de instalación previa y la potencia del aparato. 

Impuestos

La compra de un coche supone diferentes impuestos asociados como son el IVA, el impuesto de matriculación y de circulación. En el caso de los eléctricos, no hay reducción del impuesto sobre el consumo, pero sí sobre los otros dos mencionados, lo que supone un ahorro considerable. Además, gracias al plan Renove, se puede optar a una ayuda que llega hasta los 7000 €.

¿A partir de qué año es rentable un coche eléctrico?

Gracias a los avances en tecnología, los vehículos eléctricos son cada vez más eficientes y rentables. Pese a las reticencias que todavía existen, un coche eléctrico resulta a medio y largo plazo más barato que un modelo de combustión. Tanto es así, que los diferentes estudios concuerdan que a partir del cuarto o quinto año tras la compra, los automóviles eléctricos ya suponen un mayor ahorro.

Un automóvil de estas características supone una mayor inversión inicial y todavía suscita dudas entre los consumidores. Pero lo cierto es que, la evolución en la industria estos últimos años ha llevado al coche eléctrico a convertirse en la principal alternativa de movilidad sostenible.